Regañar a los perros en estos casos es en vano

Los perros son tan inteligentes y son tan cercanos a nosotros que tendemos a establecer dinámicas con ellos que, en últimas, pueden ir en su contra; un ejemplo es la forma en que solemos corregirlos.

Llegar cansado a casa y encontrar los “desastres” que ha hecho tu peludo es una sensación frustrante que quienes tenemos perros (incluso gatos) hemos experimentado una que otra vez. La reacción natural de muchos es emprenderla contra el perro; aunque él no comprende qué ocurre.

Por los gritos y enojo de su dueño, el perro baja la mirada, sus orejas se caen, mete la cola entre las patas y a veces intenta esconderse. Ante los ojos humanos este comportamiento es clara señal de que el perro se siente culpable por lo que hizo y entiende porqué está siendo regañado.

Te recomendamos ver:  Los perros te pueden salvar de un mal amigo o un mal novio

Sin embargo, la verdad es que el perro no puede pensar en retrospectiva sobre lo que hizo, mucho menos conectar eso con el regaño recibido. Para el perro la actitud de su dueño es errática y muy intimidante.

 Los gestos que entendemos como señales de culpa no son otra cosa que gestos canino de miedo. Lejos de evitar daños a futuro, lo único que logran nuestros regaños es minar la relación hombre-perro.

Te puede interesar: ¿Por qué el perro me persigue por todos lados?

La prevención siempre será la mejor solución. Si nuestro peludo sufre de ansiedad por separación, que se manifiesta en daños y accidentes cuando el perro se queda solo, debemos abordar dicho problema de la mano de un etólogo o un experto en conducta canina. Prevenir es mejor que lamentar.

¿Qué podemos hacer? Los perros deben ser corregidos en el acto. Cuando veas que tu peludo está haciendo algo mal o este dañando algo, ahí sí es válido regañarlo y lo que debes hacer es quitarle el objeto que está mordiendo y pasarle su juguete para que entienda que cuando quiera morder debe ser solo ese objeto.

Mira también: ¡Él nunca te abandonará! El sorprendente video contra el abandono

Otros videos de Alejandro Quiceno

El niño y el perro no se llevan bien, ¿por qué?

Cómo y quién elige que un perro sea de raza pura

¿Líder de la manada? Un impacto negativo en la relación con tu perro

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.