¡Mix salió del coma!

El caso del perrito criollo de la Costa Atlántica tiene en vilo a todos los animalistas del país. Mientras lucha por su vida, se abre nuevamente el debate del maltrato animal en Colombia. 4Patas hace una reflexión.

Foto: Guillermo González / EL TIEMPO

Al parecer, los casos de maltrato animal en Colombia no se detienen. Hace poco se conoció la historia de Mix, un perro de raza criolla que estuvo varios días en estado inducido de coma tras una golpiza que le dio un hombre en el barrio Los Almendros, de Soledad, Atlántico. Hace pocas horas, se notificó que el perro, aunque sigue en grave estado de salud, despertó.

Se dice que todo comenzó porque, al parecer, el animal intentó morder a una niña de la zona, pero los hechos aún no están totalmente claros. Hay quienes afirman que el hombre simplemente se acercó al perro para darle un garrotazo en la cabeza mientras dormía y luego lo lanzó hacia el solar con fuerza. El can se encuentra en este momento en coma inducido, bajo el cuidado de Luis Carlos Meza, médico veterinario de la clínica Dogtor Cat, de Barranquilla.

4Patas habló con el etólogo (experto en comportamiento canino) Juan Camilo González para descifrar de dónde provienen las reacciones agresivas ocasionales de los perros, las cuales a veces parecen 'justificar erróneamente', para algunas personas, el maltrato. “Generalmente, la agresividad es de dos tipos. Predatoria, es decir cuando hay un movimiento y se desencadena una conducta de caza. Esto pasa muchas veces con las persecuciones a bicicletas o motos. La otra es afectiva: cuando se percibe algún tipo de amenaza o reto, por asociaciones negativas a eventos pasados”.

Independientemente de si Mix intentó atacar a una persona o no, en 4Patas nos parece importante declarar que el maltrato NO ES LA RESPUESTA.

Al contrario, este caso en particular pone sobre la mesa un debate mucho más profundo y es el del abandono. La tasa de animales callejeros en ciudades como Bogotá es muy alta. Según cifras del Centro de Zoonosis, en 2014 se recogieron en la capital alrededor de 1.800 perros. Y lo peor, es que esta cifra ni siquiera se acerca a la realidad ya que, existen alrededor de 40 entidades más que, solo en Bogotá, se dedican formalmente a recoger animalitos de la calle, y aun así, hay muchos ahí afuera todavía.

Como explica González: “La reflexión de fondo realmente debe estar encaminada a enseñarles a las personas a que cuiden mejor de los perros, que cuando decidan tener uno sea responsablemente, que los esterilicen para detener la reproducción masiva de animales, que les enseñen a socializar correctamente y, sobre todo, que no los abandonen”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.