‘Milagros perrunos’, un refugio dedicado a perros discapacitados

El Comercio El Comercio

Un albergue en Perú les da medicinas, pañales y sillas de ruedas a perros que han sido abandonados por su condición delicada de salud.

Sara Morán Calderón, una mujer de Lima, Perú es un ejemplo a seguir y su historia necesita de mucho más eco en el mundo. Desde 2007 se dio cuenta que los animales callejeros tienen muy pocas posibilidades de conseguir un hogar y los que padecen de alguna incapacidad peor. Nadie quiere asumir todas las responsabilidades que un perro en estas condiciones requiere.

‘Milagros perrunos’ es un albergue que desde hace algunos años se ha dedicado a auxiliar y dar un hogar a perros que llegaron con enfermedades o secuelas de accidente que les impiden caminar con normalidad.

Te puede interesar: Robert le dio a su perra los días más felices de su vida antes de morir

Su rutina de trabajo con estos animales es fuerte, pues de los 12 perros que tiene, siete usan pañales y tres tienen cáncer; aunque por fortuna cuenta con una ayuda extra, Belen, su mano derecha en el albergue.  Estos perros, por su condición delicada, necesitan de cuidados especiales, cuidados que son costosos y que han tenido que solventar con donaciones.

Foto: El Comercio

Por la edad y por las enfermedades de muchos de estos perros, son varios los que llevan más de ocho años a lado de Sara. Ella es consciente que ya nadie los adoptará, así que son como su familia. Estos peludos tienen sus propias cunas para evitar que su cuerpo se lastime cuando no tienen la silla de ruedas.

Mira también: Con respiración boca a boca, este bombero salva a un perro

Con el tiempo, la humilde casa de Sara comenzó a cambiar sillones por cunas, a llenar los rincones de su hogar con bolsas de comida balanceada y a reemplazar adornos por medicamentos.

Foto: El Comercio

En una entrevista para El Comercio de Perú Sara aseguró: “He aprendido mucho con los años y hemos curado a muchísimos perros. También he aprendido a valorar la vida y a no ser conformista. El perro tiene un instinto de supervivencia increíble y ni cuenta se da de su discapacidad”, dice con orgullo. “Lo complicado es cuando el perro se sana ¿qué hacer con él? Encontrar personas dispuestas a adoptarlos es el mayor reto”.

El albergue cuenta con padrinos que además de donar parte de su tiempo e ir a visitarlos, les regalan comida, pañales y alimentos. Sara espera con la ayuda de redes sociales ‘Milagros Perrunos’ tenga más casos exitosos de adopción.  

No dejes de ver: ‘Chocorramo’, un milagro en San Andrés

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.