Entre la espada y la pared. ¿Mi pareja o mi perro?

Muchas veces, las parejas no son compatibles en algunos gustos. Uno de ellos puede ser el amor por los animales. Si tienes un peludito y te casarás o convivirás con tu pareja, pero él o ella no acepta a tu mascota, 4patas te cuenta cómo negociarlo.

Cuando el rechazo de tu pareja hacia tu mascota se da por motivos de salud, puede ser comprensible,  pero si por el contrario su rechazo de debe  a que no los quieren, debes pensar en  tener una conversación con tu pareja y plantearle tu necesidad de permanecer junto a tu mascota.

Estos son los tips que el sicólogo, José Alonso Peña, recomienda a la hora de negociar:

  1. Conversa con amor y respeto: Debes escuchar atentamente las razones que da tu pareja para no aceptar a tu mascota. Plantéale tu opinión con amor y respeto, sin agredirlo, y siendo siempre muy acertivo/a con las palabras que uses en la conversación.
  2. No incluyas otros temas dentro de la charla: Cuando vayan a conversar no incluyan temas que nada tienen que ver con lo que se está pidiendo. Deben enfocarse solamente en la mascota, de lo contrario se pierde el objetivo real de la conversación, que es quedarse con la mascota.
  3. Pregúntale a tu pareja en qué puede ceder y en qué no: De esta manera tendrás un panorama de qué quiere tu pareja y podrás plantear una solución más clara.
  4. Tener a la mano varias estrategias para que el perro se quede en casa: Deja claro que tú comprarás su comida, lo llevarás al veterinario, lo sacarás al parque y te responsabilizarás de todo lo que necesite. Además, dale claridad a tu pareja del lugar de la casa en el que  lo ubicarías, el espacio por el que puede y no puede pasar, etc.
  5. Haz una lista de ventajas y desventajas de tener al peludito: Debes poner en una balanza lo que vas a ganar y a perder con la estadía del animal.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.