Manuel Medrano y Mateo: dos ‘bacanes’

El cantante colombiano no solo es un apasionado por la música. Su perro Mateo y su gata Francisca acaparan gran parte de su corazón y de su atención.

La carrera musical de Manuel Medrano despegó en 2014, cuando su primer sencillo, A fuera del planeta, fue lanzado al público y se robó los mejores puestos en las estaciones de radio. Esta canción también le significó dos nominaciones a los Premios Shock en las categorías Mejor artista nuevo y Mejor Shock presenta.

En 2015 lanzó su segunda canción promocional Bajo el agua, la cual le permitió ganar aún más popularidad entre el público colombiano, además del mexicano. Su música es una combinación de géneros que incluyen pop y balada romántica, y también un reflejo de sus vivencias.

Cuando Manuel no está pensando en el amor y en las letras de sus canciones, dos peludos se roban toda su atención. Por un lado, Mateo, su compañero de juegos y deporte; y por el otro, Francisca, o ‘pacha’ como le dice de cariño, una gata malhumorada que lo tiene fascinado. Hablamos con él sobre sus dos amores de cuatro patas y esto fue lo que nos contó.

¿Tuviste mascotas cuando estabas chiquito?

Nací en Cartagena, pero vivo en Bogotá desde los tres años. En mi casa siempre ha habido animales, siempre nos han gustado mucho, sobre todo por mí. He tenido canarios, conejos, perros, gatos y hámsteres. Cuando era muy niño me gustaban mucho los caracoles, teníamos un patio y ahí tenía varios. La primera mascota que tuve fue un conejo blanco que se llamaba Pipo.

Te recomendamos leer: Claves para tener a un perro sano y feliz

¿Cuándo llegó Mateo a tu vida?

Hace 8 años, cuando yo tenía 19. Un amigo mío era el dueño del papá y cuando su perro tuvo crías me preguntó si quería una. Nacieron nueve cachorros, todos eran negros. Mateo era el único manchadito. Eso fue lo que me gustó.

¿Qué raza es?

Es un Pitbull Terrier. De todas formas, los Pitbull no son una raza legítima, siempre son una mezcla de muchas razas y no son reconocidos oficialmente como una en particular.

¿Cómo es su temperamento?

El man es un bacán. Es súper consentido y muy juguetón. A veces creo que es algo emocional, pero es una buena mascota.

Dicen que los perros se terminan pareciendo a los amos y los amos a los perros, ¿es eso cierto entre tú y Mateo?

Sí. Nos parecemos en que somos unos bacanes, súper queridos con la gente, súper amigables. Somos así, pero también muy independientes, por decirlo de algún modo.

Te puede interesar: El cortometraje que muestra lo que es capaz de hacer un perro por ser adoptado

¿Qué actividades te gusta hacer con él?

Por obligación, lo saco tres veces al día. Él tiene algunos juguetes en la casa y se la pasa con ellos todo el día. Me los lleva y así interactuamos un poco. Cuando tengo tiempo y estoy en Bogotá, a veces salimos a trotar, a montar en bicicleta o al parque para jugar frisbee. No tenemos una rutina o un plan en particular, pero siempre tratamos de hacer cosas juntos.

¿Cómo haces cuando estás de viaje o de gira en otro lugar? ¿Con quién dejas a Mateo?

Esta casa es de ellos, de mi perro y de mi gata. Cuando viajo, una señora me ayuda y viene todos los días para cuidarlos. Otras veces viene mi hermano y se queda con ellos un rato. Prefiero que estén aquí, en su hogar, que mandarlos a una guardería.

¿Cómo se llama tu gata y hace cuánto la tienes?

La gata se llama Francisca, la adopté hace más o menos cinco años, desde que era una bebé -a Mateo también lo adopté cuando era un bebé, tenía como dos meses. Ahora tiene ocho años y en febrero cumple nueve, aunque todavía se comporta como un niño chiquito-. La gata no es de ninguna raza y la conocí en la veterinaria a la que siempre llevo a Mateo. La vi y me la llevé. Es súper brava, pero yo la amo así.

Háblanos un poco más de Francisca, ¿cómo se comporta?

Es todo lo contrario a Mateo. Cuando él trata de acercarse mucho, le pega con la manito, entonces él se va. Pero igual, en el fondo, creo que se quieren mucho. Han estado juntos siempre. En ocasiones, cuando uno no los está mirando, amanecen juntos, toman el sol y, a veces, hasta juegan entre ellos. Él llega de correr o de la calle, entonces ella le muerde las patas o lo corretea. Es bien interesante verlos interactuar. De vez en cuando tengo ese privilegio.

Además mira: El vídeo que busca frenar el abandono de perros

¿Te consideras más una persona de perros o de gatos?

Yo creo que de perros, pero los gatos llegaron a mi vida y también estuvo bien. Creo que es más por costumbre, porque toda la vida he tenido perros, pero también depende del gato. ‘Pacha’ no es muy amorosa que digamos. He conocido felinos que sí son súper cariñosos. Ella no y creo que eso es lo que más me enamora, que sea como tan distante.

¿Qué cuidados especiales tienes con tus mascotas?

Cuando Mateo se enferma o se agarra, pues entonces yo lo curo. Los mando a bañar alrededor de dos o tres veces al año. No me implican muchísimos cuidados.

¿Qué piensas de la fama que tienen los pitbull como una raza agresiva o peligrosa?

No creo que sea un estigma, creo que es una realidad que la mayoría de razas fuertes y grandes pueden llegar a ser peligrosas para las personas, pero eso no depende de ellos, sino de la crianza que tú les des como amo o como compañero. No creo que sea solo fama; sin embargo, creo que esta no debe estar dirigida hacia los animales, debería apuntar hacia nosotros mismos, los dueños de ellos.

Mencionaste que a veces Mateo se agarra, ¿has tenido algún problema de agresividad con él, o lo has visto envuelto en alguna pelea?

No. Lo que pasa es que de chiquito lo jodían mucho porque como siempre ha sido tan cariñoso, entonces llegaban otros perros y lo molestaban. Pero ya creció y no se la deja montar. Con las perritas, él es un amor, pero con los machos grandes sí tengo que tener cuidado. Con las personas, por el contrario, nunca he tenido ningún problema, es súper cariñoso con todos, independientemente de quien sea.

A veces, las personas aprenden más de sus perros o mascotas que de otros seres humanos. ¿Qué crees tú que te ha enseñado Mateo?

Muchas cosas. A brindar amor, a perdonar, a amar.

¿Hay alguna anécdota especial que hayas vivido con Mateo y que recuerdes siempre?

No sé, muchas. Principalmente que en todos los lugares donde he vivido, siempre se aprenden el nombre de él y no el mío, lo saludan a él y no a mí. Siempre que viajamos juntos es una nota. La gente siempre le coge más cariño que a mí en todos los aspectos. Hemos ido juntos a Apulo, a Cali, a Cartagena… me gusta viajar con él.

¿Eres pro adopción, o qué posición tienes frente a la compra de mascotas?

Soy un poco imparcial en este tema. Apoyo mucho el tema de la adopción y creo que todos los perritos deberían tener un hogar, pero respeto la decisión de cada quien.

Mira el vídeo de la entrevista aquí. “El estigma debería ser hacia las personas”: Manuel Medrano

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.