Más de 10.000 canes son asesinados para abastecer la demanda de carne de perro durante el festival de Yulin. Más de 10.000 canes son asesinados para abastecer la demanda de carne de perro durante el festival de Yulin.

Otra mirada al Festival de Yulin

Las semanas pasadas, asociaciones protectoras de animales, activistas y personas del común protestaron por la realización del festival chino de Yulin que conmemora el solsticio de verano con un gran banquete de carne de perro, pero ¿qué es realmente lo que nos parece tan grave?

La palabra Yulin, nombre de la ciudad china en la que se realiza el festival gastronómico a base de carne de perro, se convirtió de un momento a otro en sinónimo de violencia, barbarie, salvajismo y crueldad. Amantes de los perros de todo el mundo se levantaron para defender al animal que consideran ‘el mejor amigo del hombre’ y, por consiguiente, nada parecido a comida.

Durante esta celebración, alrededor de 10.000 canes son sacrificados para abastecer la demanda de su carne, un alimento al que muchos territorios le atribuyen beneficios medicinales, como ayudar a retener el calor corporal o mejorar el sistema circulatorio. Y es que en ciertas regiones de países como Corea, Taiwán o Indonesia, por solo mencionar algunos, su consumo es una práctica común y legal.

Aterrizando la situación, y yendo más allá de los bonitos sentimientos que inspiran los perros, los países occidentales también consumen otros animales en la misma proporción. Mientras en América Latina se comen cerdos, patos, vacas, pollos, conejos y cabras sin ningún remordimiento, en otras naciones del mundo el can es una opción alimenticia. Es decir, las protestas contra el festival podrían resumirse como un asunto puramente cultural.

Sin embargo, existen otras razones por las cuales rechazarlo. Los conocedores de la tradición en Yulin afirman que muchos de los animales son sometidos a terribles maltratos y existen denuncias sobre las pésimas condiciones de las granjas en las que son criados para el consumo. Adicionalmente, se cree que muchos perros son secuestrados en las calles para destinarlos a la caldera y así abastecer la gigantesca demanda.

4Patas, marca abanderada de la causa #NoAlMaltratoAnimal y promotora de una buena calidad de vida para los animales, rechaza esta práctica cruel, pero también todas aquellas que se llevan a cabo con animales de consumo occidental en las que la tortura es la regla. Conscientes de que el consumo de ciertos seres vivos está arraigado a las diferentes culturas del planeta, no condenamos la escogencia de los perros como alimento, pero sí toda clase de barbarie en contra de ellos.

 
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.