Tulko la perra ciega Tulko la perra ciega

Tulko y sus dos humanos, juntos hasta Alaska

Tulko es una terrier que junto a Sven y Kira, una pareja de alemanes, han tenido muchas aventuras por el mundo en bicicleta, este último año han pasado por una de las peores etapas de sus viajes, la ceguera y paraplejia inminente de la peludita.

Desde septiembre del 2013 y gracias a su pasión por el ciclismo, Sven y Kira, emprendieron junto a su mascota una de sus mayores travesías, documentada en su página de Facebook Boundless Biking (https://www.facebook.com/BoundlessBiking/timeline), aquí ventilan su paso por la carretera panamericana, un viaje que arrancó en Tierra del Fuego, Argentina, y esperan terminar en Alaska, EE.UU. En la actualidad se encuentran en Colombia.

Pero el verdadero desafío empezó una mañana en Perú, cuando despertaron algo extraño le ocurría a Tulko, no podía caminar y lastimosamente comenzó a perder la visión. En Lima les dieron el diagnóstico: cataratas, una luxación de rótulas en sus patas traseras, además de artritis. Esto sobrepasó todos los “gastos inesperados” porque la cirugía era necesaria, para que la perrita volviera a caminar. Por trámites de visa y permisos, la intervención debió practicarse en Colombia.

Tulko y sus dos humanos, juntos hasta Alaska
Foto tomada de www.facebook.com

Tras 2.000 kilómetros y unos cuatro meses de viaje, llegaron a Cali, donde ya sabían la historia de Tulko, así que les dieron 10% de descuento en la primera cirugía, que lamentablemente no salió bien, lo que llevo a una segunda intervención, en ese momento recibieron un 50% de rebaja.

Por el lamentable estado de salud de Tulku, al que se sumó una enfermedad autoinmune que afectó a Kira, se vieron obligados a posponer por un año su partida rumbo a Alaska, llegar en invierno era bastante peligroso y podría ser una mala idea. Un cambio en su itinerario que además terminó con los fondos financieros que tenían previstos para su travesía.

Luego de cinco meses, tres países y las cirugías exitosas de rotula de Tulko, la pareja abrió una página de internet para contar su historia e incentivar la ayuda de los cibernautas (https://www.indiegogo.com/projects/help-me-reach-alaska-while-i-still-can-see#/story), y lograr así continuar con su viaje, además de devolverle la visión completa a su peluda amiga. Allí explican cómo pueden ayudar si se tiene los medios económicos o no, para hacerlo.

En su último post agradecieron a sus amigos colaboradores el increíble apoyo y lo que significa para ellos la palabra ¡gracias! Porque las buenas noticias llegaban, la campaña terminó, pero la aventura continúa, todavía les queda un año más y 16,000 kilómetros por recorrer hasta Alaska.

El mundo de este trio está lleno de cosas increíbles y ellos están dispuestos a compartirlas contigo. Si quieres saber más sobre el viaje y cómo va la travesía, ingresar a sus páginas de internet.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.