Holanda, sin perros callejeros

Los Países Bajos tienen fuertes leyes para impedir el maltrato animal y disminuir la población de perros callejeros. Estas son algunas de las medidas exitosas que lo han logrado.

En el siglo XIX el número de perros en Holanda era casi igual al de personas debido a la compra impulsiva de perros de raza. Esto generó brotes de rabia que terminaron en grandes sacrificios, mientras el gobierno empezó a cobrar impuestos a todas las personas que tenían perro. Sin embargo, esto resultó contraproducente debido a que la población no tenía recursos para pagar dichos importes y muchos animales fueron abandonados en las calles.

Por esto, en 1886 empezaron a surgir asociaciones de protección animal (la primera agencia de protección animal se estableció en 1864 y el primer asilo canino se abrió en el año 1877) y a finales del siglo XX ya se habían creado varias leyes en contras del maltrato. Una de las más importantes es la Ley de Salud y Bienestar Animal que indica un castigo ejemplar para las personas que atenten contra las mascotas: hasta 17.000 euros o tres años de prisión.

Además de estas medidas, el gobierno inició fuertes campañas de esterilización y concientización, por lo que cada vez que alguien se encuentra a un perro de calle, puede llamar a asociaciones especializadas en el manejo estos.

Estas son algunas de las entidades responsables de dichos programas:

  • Agencia de protección animal holandesa (Dierenbescherming)
  • Agencia de protección canina holandesa (Hondenbescherming)
  • Asociación Sophia (Sophia vereniging)
  • Partido político para los animales el cual tiene dos escaños en la Casa de los Representativos (Partij voor de dieren)
  • Ambulancia animal (Dierenambulance)

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.