Ancianato… para perros

¿Puedes creer que hay amos que al darse cuenta de que su perro está muy viejo, buscan la manera de deshacerse de él? Sí. Tal cual como lo oyes. Justamente, por este triste motivo, surgió la idea de fundar este refugio.

Por razones de fuerza mayor o, a veces, simplemente por desanimo, muchas personas deciden no lidiar con los achaques de sus peludos viejos a pesar de todo el amor que les brindaron en el pasado. Por esa razón, en Marylad, EE. UU., fundaron Casa con corazón, el primer ancianato para perros. Su creadora es Sherry Lynn Polvinale y 4Patas habló en exclusiva con ella para que nos contara la historia detrás de esta bonita causa.

Los antecedentes
Desde 1980 Sherry y su marido se dedicaron a recoger perros y gatos abandonados en las calles. Con el paso del tiempo consolidaron un bello y cómodo lugar para las mascotas que iban encontrando, pero en 2005 ella empezó a notar que recibía muchas llamadas de dueños de animales viejos para saber si era posible dejarlos en ese lugar pues afirmaban no sentirse capaces de seguir cuidándolos.

La decisión
A Sherry le parecía terrible que existieran personas con intenciones de abandonar a sus mascotas luego de haber vivido años felices con ellas, pero una tarde, hablando con sus amigos, ellos le hicieron notar que era mejor que existiera un lugar para recibir a esos animales pues quien definitivamente no los quisiera, de cualquier forma, se desharía de ellos quién sabe en qué tipo de condiciones. Lo mejor, entonces, sería ofrecer una alternativa digna para los perros más viejos. Así que en 2006 su refugio se convirtió en un asilo para mascotas viejas y adquirió el estatus de organización sin ánimo de lucro.

Casa tan grande como su corazón
La casa se financia con donaciones y recibe ayuda de voluntarios. El espacio está dividido en ocho áreas principales: la sala de juegos donde permanecen la mayor cantidad de huéspedes; la sala de estar donde únicamente viven los pocos que no pueden convivir con otros debido a su carácter; el comedor está destinado para perros que o residen en el hogar por poco tiempo; la cocina alberga los perros más débiles; en el sótano hay una perrera para aquellos que requieran tratamientos médicos; y arriba, hay una terraza un par de cuartos destinados para los canes más grandes que suelen ser de razas similares. Los procedimientos médicos los realiza un veterinario que cuenta con una unidad de atención ambulante.

Tener un ancianato para perros no es nada fácil. Estos caninos que se encuentran en el final de su vida llegan con muchos comportamientos adquiridos que son difíciles de corregir; Sherry cuenta que lo más difícil de su labor es que no puede tomar vacaciones, estos peludos requieren atención las 24 horas del día los siete días a la semana. Sin embargo dice que su pasión y amor por los animales hacen que pueda afrontar este tipo de obstáculos y empiece todos los días con mucho entusiasmo.

Si quieres hacer donaciones o ayudarlos de alguna manera, puedes contactarlos a través de su página web: House with heart
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.