Versión animada de la historia de Balto Versión animada de la historia de Balto

Retrato de un héroe

Inmortalizado en libros, películas e incluso en obras de teatro, Balto personifica, casi 90 años después de su intrépida actuación, los valores de ‘resistencia, fidelidad e inteligencia’ de su raza.

Quién iba a pensar que un husky siberiano llamado Balto, castrado a los seis meses por su aparente lentitud y falta de talento, se convertiría más adelante en el ídolo de toda una nación. La fascinación por su historia, que ha trascendido décadas y fronteras, parte del increíble desempeño que tuvo el can en una emergencia que se presentó en 1925, en su pueblo natal Nome, Alaska.

Todo comenzó cuando una epidemia de difteria se desarrolló en dicha población, afectando a sus habitantes. Ante la inminente necesidad de conseguir penicilina para tratar a los contagiados, se enviaron telegramas a los hospitales de las ciudades vecinas. Tras la búsqueda, las autoridades encontraron que en Anchorage –ubicada a 1.000 millas de distancia– existía el medicamento. Sin embargo, dadas las condiciones climáticas que impedían el transporte marítimo y aéreo, se planteó la idea de enviar por tren los antibióticos hasta Nenana y que de allí, fueran recogidos por trineos arrastrados por perros, 20 mushers y 100 de otras razas, dentro de las que se clasificaba Balto. Durante un pequeño trayecto del recorrido, Balto tomó el liderazgo de su escuadrón, a pesar de no ser un perro apto para esto y al llegar a Nome fue recibido por todos, como una verdadera estrella.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.