Historia del perro Historia del perro Foto: 123 RF

¿De dónde vienen los perros?

Tradicionalmente el lobo ha sido considerado el antecesor salvaje de nuestros cachorros. Pero, en ¿qué se diferencian unos y otros?

Científicamente se ha dicho que “los perros domésticos evolucionaron de un grupo de lobos que entró en contacto con los cazadores-recolectores entre 18.000 y 23.000 años atrás”, así lo asegura un informe de la Revista The Scientist. Las razones de su domesticación tienen que ver con que mantenerlos cerca era beneficioso para los humanos, ya que los protegían de otros animales mas peligrosos y además les ayudaban en la faena de la caza.

Aunque los perros conservan algunas de las características de sus ancestros, como el sentido del olfato y algunos rasgos de su comportamiento; luego de convivir como nuestras mascotas durante tantos siglos han perdido varios de sus instintos salvajes. En definitiva su evolución tomó camino separados.

Físicamente, una de sus principales diferencias es el tamaño de la cabeza. Según la ONG Mission Wolf, que trabaja por la protección de estos salvajes en las montañas de Colorado, el tamaño del cerebro de los lobos es más grande que el de los perros, lo que al parecer los hace más inteligentes.
Los científicos de Mission Wolf aseguran que los perros a lo largo de toda su vida desarrollan un estado mental equivalente al de un lobo de 10 a 30 días. Esto significa que nunca llegan a una etapa de madurez, de ahí que se dejen dar órdenes, sean tan nobles con los seres humanos y siempre juguetones.

Un lobo se convierte en adulto a los dos o tres años de edad. Hasta este momento su mentalidad se parece mucho a la de un perro. Sin embargo, una vez alcanzan la etapa de madurez se vuelven independientes y posesivos; y hacen todo lo necesario por defender lo que es suyo, especialmente cuando algo o alguien se mete con su presa”.

De ahí su mala fama entre los humanos y el por qué en Estados Unidos, por ejemplo, esta especie fue deliberadamente llevada al borde de la extinción. Las razones que hace que estos animales sean vistos como una amenaza para el hombre tiene que ver con que las dos especies están en el tope de la cadena alimenticia, y por lo tanto compiten por los mismos alimentos. A esto se le suman las constantes presiones ambientales, entre las que se encuentran la tala de bosques y el desarrollo de zonas rurales y carreteras en las zonas donde estos animales han vivido siempre, que terminan por aislarlos de sus manadas y fracturan e invaden su hábitat obligándolos a buscar alimentos en asentamientos humanos.

Si quieres ayudar en la protección de los lobos salvajes o saber mas sobre esta especie y su relación con los seres humanos, visita la página web de la Fundación Wolves and Humans.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.