El dilema de Johnny Depp

El gobierno australiano amenaza con sacrificar a los perros del actor porque él no siguió las normas pertinentes para ingresarlos al país.

Hace unos días, Johnny Depp y su esposa Amber Hear ingresaron a Australia en su jet privado. Con ellos, llevaban a sus mascotas, dos perros de la raza Yorkshire Terrier llamados Boo y Pistol. Al parecer, al hacer el ingreso aduanero, la pareja de famosos no declaró llevar animales con ellos. Esto violó las estrictas normas de aduanas del país austral, por lo cual, el Ministro de Agricultura declaró que si Depp no retiraba a sus mascotas del territorio nacional en las siguientes 48 horas, estas serían sacrificadas.

Parece un castigo bastante grave por el incumplimiento de esta ley; sin embargo, Australia tiene reglas bastante estrictas con respecto a la movilización de animales dentro de sus fronteras. Especialmente para evitar que se generen plagas y pandemias en la isla. Por ello, todos los animales que ingresen al país deben cumplir con una cuarentena mínima de diez días, de esa manera le es posible al gobierno asegurarse de que no haya ningún riesgo biológico. Esta vez a Depp no le sirvió de nada ser una estrella de Hollywood, pues el ministro estableció que no tendrá ningún miramiento en los castigos impuestos al actor.

Todo lo anterior ha desatado una fuerte campaña en las redes sociales en donde le piden al Ministro que reconsidere su fuerte dictamen. El movimiento cuenta ya con más de 2.700 firmas obtenidas mediante la plataforma Change.org. Los que apoyan la iniciativa opinan que es inhumano sacrificar inocentes animales ya que existen otras opciones como multas para solucionar el problema.

El caso de Johnny Depp es de gran interés para todos los amantes de mascotas por varias razones: primero, porque se está poniendo bajo consideración una medida que implicaría la muerte de dos perritos inocentes. Y segundo, porque esta situación pone sobre la mesa el tema de las normas aduaneras y la responsabilidad que tienen los amos de perros y gatos de informarse antes de movilizar a sus animales a otros países. Así, lograremos evitar conflictos y confusiones que pongan en peligro la integridad de nuestros perros y gatos. 
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.