Foto tomada de Facebook Dogs on the inside Foto tomada de Facebook Dogs on the inside

Los perros de la prisión

Se sabe que la terapia asistida con animales es efectiva para tratar enfermedades psiquiátricas y motrices; ahora, los canes también son protagonistas en programas de reinserción de reclusos en Estados Unidos. Conoce la historia.

La resocialización de presos por medio de caninos es una de las grandes apuestas que están poniendo en práctica algunas cárceles estadounidenses. Quizás uno de los proyectos bandera frente al tema es Prison Dog Program, una de las iniciativas de reinserción de reclusos más exitosas de ese país. 

El programa busca enseñar a los presos el arte del adiestramiento canino con el propósito de convertir a perros abandonados callejeros en lazarillos de personas con discapacidades físicas y motrices y, en otros casos, prepararlos para ser adoptados por una familia. 

La idea surgió en la década de los 80, gracias al interés de la religiosa, Pauline Quinn, integrante de la comunidad Dominica, quien pretendía encontrar los beneficios que otorga la relación del humano con el perro, donde se aprenden valores como la protección, el amor, el respeto y la dignidad. De esta manera, se logra brindarle una nueva oportunidad de vida, tanto a los reclusos como a los animales. 

Al finalizar el proceso, que puede tardar entre 18 y 24 meses, los perros están preparados para ejercer su nuevo rol y los reclusos logran calificarse como adiestradores profesionales, actividad que podrán ejercer una vez salgan de prisión y que contribuirá a su resocialización. Ambas partes ganan. 

Perros en el interior 
El documental Dogs on the inside grabado en la cárcel de Massachusetts relata cómo esta prisión se convierte en un refugio de paso para los canes y cómo el vínculo humano-animal transmite el mensaje de que todos tienen derecho a una segunda oportunidad.



Ejemplo latino 
El programa Huellas de Esperanza, es uno de los proyectos líderes en la resocialización de reclusos con caninos que se desarrolla en América Latina. A través de esta iniciativa, El Servicio Penitenciario Federal de Argentina trabaja para reducir los niveles de violencia entre los reclusos y mejorar su integración, entregando bajo su responsabilidad la protección y formación de perros. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.