La verdadera historia del vídeo del oso polar y el perro

Lamentablemente no es una historia tierna como todo mundo cree. En realidad, se descubrió que en ese pueblo canadiense es común la caza de osos a perros.

Este fin de semana, el vídeo de un oso polar acariciando a un perro a las orillas de un río  fue la noticia “light” más vista en diferentes portales noticiosos del mundo.  En estos medios se afirmaba que el animal salvaje mostraba señales de acercamiento amistoso con el can; sin embargo la realidad es otra.

Te puede interesar: Así va la recuperación del perrito que fue cubierto con pegamento

La escena del vídeo ocurrió en Churchill, un pueblo canadiense de 900 habitantes que fundamentalmente basa su economía en el turismo de ‘avistamiento‘ de osos polares. Brian Ladoon, propietario del Husky  estaba en casa cuando decidió echarle un vistazo a su perro y, para su sorpresa descubrió que un gigantesco oso polar estaba acercándose a él. "No tenía ni idea de lo que iba a pasar, pero de repente se puso a acariciar al perro y actuó como si fuera un amigo", explicó a un medio local.

Una mirada humana nos hizo creer que la situación era tierna, incluso un usuario de Facebook comentó que "tenemos suerte de ver con nuestros propios ojos como los animales de todo tipo son capaces de amar”. Pero no podemos olvidar la naturaleza salvaje de ciertos animales y que motivados por hambre, honor y otros factores matan.

 Unos días después la publicación del corto vídeo, se dio a conocer que ese oso polar había vuelto a matar y comerse otro de los perros de Brian London. Es decir, que lo que realmente se observa en el vídeo es un depredador acariciando su presa.

Te recomendamos leer: Los 10 perros que cambiaron el rumbo de la historia

El oso polar es una especie en vía de extinción debido a que su habitad está desapareciendo y así mismo su alimento, por eso han comenzado a desaparecer o migrar hacia el sur en busca de otros animales para alimentarse.

Según parece, en esta época del año los empresarios de la zona mantienen comederos y animales amarrados para atraer a los osos (y con ellos, a los turistas). Acostumbraron a los osos a darles alimento y cuando no se lo dan, pues estos cazaran a las mascotas que se encuentren en el camino y claro, un perro amarrado es una presa fácil.

Lee también: Nirvana, la perrita marinera que viaja con su dueño en Kayak

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.