Los otros héroes del 9/11

Se estima que luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001 más de 300 perros trabajaron entre los escombros del World Trade Center y el Pentágono en búsqueda de los sobrevivientes y los restos de las víctimas fatales de este atentado. Estos son algunos de los héroes.

Salty
Este fue los perros guías que se encontraba adentro de las Torres Gemelas en el momento del atentado. Fue entrenado en 1998 por la fundación Guiding Eyes for the Blind en Yorktown Heights, Nueva York.

Cuando los ataques ocurrieron, Salty y su dueño Omar Rivera estaban en el piso 71 de la torre 1 del World Trade Center. Rivera trabajaba en las oficinas de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey. Pese al caos y el miedo, Salty nunca se apartó del lado de su dueño y logró guiarlo fuera de la edificación antes de su colapso. Su valentía también fue reconocida por la Asociación Veterinaria People’s Dispensary for Sick Animals con la medalla Dickin.

Roselle

En el momento de los ataques terroristas del 9 de septiembre, esta fiel Golden Retriever entrenada como perro guía, estaba tomando una siesta bajo el escritorio de su dueño en el piso 78 de la torre 1 del World Trade Center. La despertó el impacto del avión contra el edificio, y de inmediato su instinto le indico que había que abandonar el lugar.


Foto: tomada de tntoday.utk.edu


Como siempre lo había hecho, el día del fatal incidente fue los ojos de su amo. Roselle lo guio entre las llamas, que en ese momento ya consumían el edificio, y logró sacarlo con vida antes de que las torres colapsaran. Por su heroica hazaña la perra recibió la Medalla Dickin de la Asociación Veterinaria People’s Dispensary for Sick Animals.

En 2004 Roselle fue diagnosticada con una deficiencia inmunológica y para 2007 se retiró como perro guía; murió de ulcera estomacal el 26 de junio de 2011. Michael Hingson, su dueño, escribió en su memoria el libro: “Thunder Dog: The True Story of a Blind Man, His Guide Dog, and the Triumph of Trust at Ground Zero”.

Riley
Fue uno de los perros de rescate que llegó al lugar del desastre un día después del ataque, con la misión de encontrar personas vivas entre los escombros. Sus hallazgos, sin embargo, dejaron en evidencia la magnitud del desastre. “Riley sabía que las personas que seguiría encontrando estaban muertas. No estaba entrenado para hallar cadáveres. Su trabajo era encontrar a los vivos, pero igual lo hizo”, dijo a los medios de comunicación Chris Selfridge, dueño y entrenador de este Golden Retriever.


Foto: tomada de www.earthintransition.org

La decisión de acudir a la Zona Cero fue de Selfridge, quien tras ver los ataques por televisión no dudo ni un segundo en poner a su mascota a disposición de las víctimas. El mismo también participó en las tareas de búsqueda. Al cumplir los 10 años Riley fue relevado en sus tareas como perro de rescate y se dedicó a cuidar al hijo de Selfridge. Como los demás héroes de cuatro patas del 9 de septiembre, ya no se encuentra con vida.



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.