Si me divorcio ¿con quién debe quedarse mi mascota?

Existe una pelea recurrente en las parejas que tienen una mascota y se divorcian, debido a que los dos pelean por su tenencia, como si fuera un hijo. Aquí te contamos qué dice la Ley colombiana al respecto.

Pensar en separarse es doloroso, y lo es aún más cuando la pareja tiene una mascota y no sabe quién se va a quedar con ella, simplemente porque los dos la quieren. Y es que actualmente, muchas parejas eligen no tener hijos, pero sí tener un animalito de compañia por el que terminan teniendo un gran afecto. Con la convivencia las transferencia afectiva entre la mascota y la pareja aumenta. Por eso, en 4Patas consultamos con el abogado Ramiro Rodríguez para que nos aclare el panorama frente al tema y nos cuente qué sucede si los dos quieren quedarse con el perro o el gato.

En Colombia, los animales son considerados, según la Ley, como bienes muebles. El artículo 655 del Código Cilvil determina que: “Muebles son las que pueden transportarse de un lugar a otro, sea moviéndose ellas a sí mismas como los animales (por eso se llaman semovientes) o sea que sólo se muevan por fuerza externa, como las cosas inanimadas”. Eso quiere decir que si el animal fue adquirido durante la convivencia o matrimonio, pertenece a la sociedad conyugal, así que al igual que otros bienes que se consiguen durante la rellación, en caso de divorcio, a cada uno le tocaría la mitad. ¿Pero cómo lograr llegar a un acuerdo?

Como el hecho de ser considerado como un ben mueble, constituiría una división del bien común, se debe realizar una solución de controversia que se deriva en una conciliación. Sin embargo, antes de realizarla se debe hacer la  disolución y liquidación de la sociedad conyugal (cuando  son casados) o la disolución y liquidación de la sociedad patrimonial (cuando son compañeros permanentes.

¿Cómo realizar la conciliación?

El abogado, Ramiro Rodríguez, recomienda que quienes estén en proceso de divorcio y necesiten conciliar la tenencia del perro o gato, acudan al Centro de Conciliación de la Personería, la Procuraduría,  la Cámara de Comercio o al Centro de Conciliación de una Universidad, según su preferencia.

¿Qué pasa en caso de que la pareja no llegue a conciliar?

Se deberá  hacer una demana de partición, que implica un remate. Lo que quiere decir que pueden suceder dos cosas con el animal. Uno,  que alguno de los dos dé plata al cónyugue para quedarse con él, o  que quede en manos de terceros, como pasa en este tipo de demanda, en la que el bien se puede rematar rematar. Así que de no llegar a un acuerdo, el animal podría terminar en manos de terceros.

¿Qué sucede cuando uno de los dos llegó a constituir la pareja siendo el dueño del animal?

Cuando el animal es propiedad exclusiva de uno de los miembros de la pareja,  este tendrá que hacerse cargo del perro o gato.

¿La pelea por la tenencia de un animal sucede constantemente?

El abogado Ramiro Rodriguez, comenta que actualmente las parejas deciden, en muchas ocasiones, tener mascota en vez de hijos. Y por eso, desde hace un año para acá estos casos se presentan con mayor frecuencia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.