El gato 'alcalde'

Simbólicamente, Stubbs fue elegido como mandatario de Talkeetna, Alaska, en 1997. Ahora, en su vejez, ocupa un cargo honorífico.

El gato amarillo y atigrado apenas había cumplido tres meses cuando fue elegido alcalde de forma simbólica, pues a la población del pequeño pueblo de Alaska no le gustó ninguno de los candidatos.

Stubbs se caracteriza por ser un gran político: habla menos y ejecuta más, es sigiloso y no le simpatizan mucho las ratas. Además, "no sube los impuestos, no interfiere con las empresas y es honesto", le dijo Lauri Stec, quien lo adoptó, a la CNN. Stec lo encontró en una caja llena de gatos y lo llamó así porque no tiene cola.

A pesar de una carrera intachable y sin escándalos, a Stubbs no le faltan enemigos políticos. En 2013 fue atacado por un perro. Pero salió vivo. Eso sí, tras unos cuidados médicos que costaron casi 2.000 dólares.

Este peculiar alcalde honorario, además, es muy famoso en las redes sociales. En Twitter, por ejemplo, tiene casi 3.100 seguidores. Pero le va mejor en Facebook: tiene 35.000 fans y casi 5.000 amigos.

También se convirtió en una gran atracción turística: entre 30 y 40 personas llegan al día al pequeño poblado de Alaska a conocer al gato “alcalde”.

Sin duda, se trata de una historia peculiar y divertida para un pueblo de apenas 900 habitantes y que es un distritico histórico por lo que, a decir verdad, la alcaldía es un cargo más bien simbólico y sus habitantes se pueden dar el lujo de elegir a un felino como “alcalde”.

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.