Los parásitos externos son una de las principales preocupaciones de los propietarios. Por eso, te explicamos todo lo que debes saber sobre los productos recomendados para prevenir y combatir cualquier infestación. Los parásitos externos son una de las principales preocupaciones de los propietarios. Por eso, te explicamos todo lo que debes saber sobre los productos recomendados para prevenir y combatir cualquier infestación. Foto: 4Patas.com.co

ABC de los anti-pulgas y anti-garrapatas

Los parásitos externos son una de las principales preocupaciones de los propietarios. Por eso, te explicamos todo lo que debes saber sobre los productos recomendados para prevenir y combatir cualquier infestación.

¿Qué son?
Son productos de uso tópico con dosis farmacológicas que afectan el sistema nervioso del parásito y generan su muerte, sin llegar a ser tóxicos para el perro. Entre los componentes más comunes se encuentra el fipronil, insecticida para uso veterinario contra pulgas y garrapatas, así como el imidacloprid, la permetrina y la selamectina.

¿Para qué sirven?
Para el control de pulgas y garrapatas. Según el componente, tienen función repelente, eliminan los parásitos y controlan huevos y larvas.

¿Qué tipo de productos existen?
Principalmente se utilizan tres presentaciones: pipetas, collares y spray.

¿Cómo debes utilizarlos?
La mayoría de productos son eficaces por un mes, por lo que una vez se cumpla, hay que aplicar nuevamente el tratamiento preventivo. Así mismo, es fundamental seguir la dosis recomendada por el fabricante según el peso y edad del perro.

- Pipeta: Con ayuda de una peinilla, abre el pelaje en el lomo de tu mascota, exactamente en la zona de la cruz en que se une el cuello con el tórax. Asegúrate de que no se quede en el pelo sino que penetre directamente en la piel.

- Spray: Utilizando guantes, rocía el contenido sobre la piel en todo el cuerpo, en sentido contrario al crecimiento del pelaje.

- Collar: Colócalo alrededor del cuello dejando al menos un dedo de distancia. Hoy en día, algunos veterinarios prefieren no recomendarlo pues los compuestos químicos solamente están impregnados en este y si la pulga o la garrapata no entra en contacto con el collar no tendrán ningún efecto. Además, tampoco se aconseja por motivos de seguridad, ya que los niños o personas que no tengan precaución pueden manipularlo inadecuadamente.

¿Existe algún riesgo al utilizar este tipo de productos?
La dosis sugerida tiene un margen de seguridad muy alto, por lo que si se aplica correctamente no debe generar ningún efecto secundario. Este es un tratamiento preventivo y, solamente de forma ocasional, puede generar dermatitis o alergia en la zona en que se aplica.

El principal riesgo es que la mascota consuma el producto lamiéndose la zona de aplicación, pues los compuestos tendrán efectos tóxicos sobre su sistema nervioso. De suceder, los síntomas más comunes son salivación excesiva, presencia de vómitos, diarreas y convulsiones, e incluso, un paro cardio-respiratorio. Este riesgo también aplica para los seres humanos si el producto es ingerido por equivocación o descuido. Así mismo, si tiene contacto con tu piel, lava muy bien la zona con agua y jabón.

Otras recomendaciones
- Idealmente, utiliza diferentes productos en cada aplicación para evitar que pulgas y garrapatas generen resistencia a los compuestos.

- Además de proteger a tu mascota, protege el medio ambiente en que se desenvuelve. Estos parásitos suelen alojarse en camas, sofás y tapetes, por lo que se requiere aspirar con regularidad.

Lee también: 10 cosas que debes saber sobre las garrapatas.

Asesoría: Juan Carlos Mancipe, médico veterinario de la Clínica Veterinaria de la Universidad de La Salle.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.