Prepararse psicológicamente antes de tomar la decisión permitirá afrontar la situación de duelo. Prepararse psicológicamente antes de tomar la decisión permitirá afrontar la situación de duelo. Foto: 4Patas.com.co

Un adiós anticipado

Sin duda, el duelo es una situación difícil de afrontar. El escenario se torna complejo cuando se trata de una eutanasia. ¿Cómo asumirlo en el caso de una mascota?

La eutanasia es un procedimiento médico legal avalado y regulado por entidades como la Sociedad Mundial para la Protección Animal, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la American Veterinary Medical Association. Por definición, evita el padecimiento de pacientes desahuciados por medio de una muerte asistida e indolora.

Este procedimiento es válido únicamente en casos de enfermedades terminales o lesiones cuyo tratamiento es inviable. Es sugerido por un especialista, una vez este ha cotejado los resultados de exámenes clínicos, imágenes diagnósticas y exámenes de laboratorio. La decisión definitiva la tiene el propietario del animal.

“Con el diagnóstico completo se muestra el avance de la enfermedad y se indica la eutanasia como alternativa”, comenta Henry Cortés, médico veterinario de Funaravet. “Existe la posibilidad de buscar una segunda opinión profesional”, agrega Cortés, quien también menciona la medicina alternativa como una opción válida.

Una de las recomendaciones de Cortés es no aplazar la toma de esta decisión, pues el bienestar de la mascota está en juego. Así mismo, debe tenerse en cuenta la opinión de todos los miembros de la familia.

Prepararse para la despedida
Es importante aprovechar al máximo los últimos días de la mascota, consentirla y permitirle hacer lo que más le gusta. Mery Luz Bernal, psicóloga clínica especialista en duelo de la Fundación Vida por Amor a Ellos, comenta que esta situación se puede definir como un duelo anticipatorio. “Nos preparamos psicológica y emocionalmente para la inminente muerte de un ser querido”.

Después del impacto emocional que conlleva este diagnóstico, es normal que se presente una confrontación de sentimientos. Puede existir una sensación de culpabilidad por haber tomado la decisión. “Existen dos tipos de culpa: falsa y verdadera”, explica Bernal y agrega: “Hay que ver la intencionalidad con que obramos”.

Bernal hace énfasis en la necesidad de verbalizar, o ponerle un nombre a cada sensación que surge durante el duelo; así como no inhibirse a la hora de expresarse: “la primera recomendación es expresar las emociones, tanto en llanto como con palabras”. También es importante evitar el uso de eufemismos para abordar el tema, se trata de una muerte, no de “mandar a dormir”, y como tal debe asumirse. “Nos cuesta decir la palabra muerte. En el duelo, asumir y confrontar ayuda; mientras que aplazar y delegar es negativo”.

En caso de que al interior del entorno familiar de la mascota haya niños, ellos deben ser partícipes del duelo. Su noción de la muerte como un evento irreversible se consolida alrededor de los cinco años. “Hay que hablarles con la verdad, jamás engañarlos; no es sano”, recomienda Bernal, y apunta que mentirles al respecto causa que pierdan la confianza en los adultos.

Lo que viene después
Bernal asevera que es esencial aceptar que se trata de una realidad irreversible, para afrontar la negación. “Hacemos una especie de ‘regateo’ cuando le ofrecemos a Dios misas y promesas a cambio de que no se muera el animal”. Debe comprenderse que no hay paso atrás. “Puede parecer duro, pero solo la confrontación ayuda”.

Ningún ser querido puede remplazar a otro, por lo tanto no es aconsejable buscar una mascota similar, o ponerle el mismo nombre de otra que ya ha muerto. También debe evitarse toda suerte de ‘momificación’, que consiste en conservar intactos todos sus objetos, como si aún estuviera viva. “Algún día vamos a estar mejor, cuando podamos hablar de la mascota sin llorar”, concluye Bernal. Es un cambio fuerte, pero hay que reacomodarse para poder vivir sin aquel amigo de cuatro patas.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.