Tips para tener en cuenta antes y después de alimentar al perro

Te recomendamos tener en cuenta estos consejos para que los pongas en practicas antes y después de darle la comida a tu mascota

Antes
1. Además del alimento, el perro deberá contar con un bebedero o recipiente con agua fresca disponible todo el día.
2. Si tienes un cachorro, durante el proceso de inducción al consumo de alimento seco es importante sumergir los granos en agua tibia durante 20 minutos antes de ponerlos a su disposición.
3. Es importante basar las raciones según la ficha técnica de cada alimento y considerar las recomendaciones del profesional que atiende a tu mascota.
4. Es posible administrar concentrado seco así como comida blanda comercial, pero en raciones independientes.
5. Si el concentrado, en condiciones de almacenamiento en el hogar, cambia sus características, como el color, olor y/o contextura es preferible no administrárselo al animal y llevarlo al punto de venta, casa productora o médico veterinario para el análisis respectivo.
6. No administres las sobras de tus alimentos ni huesos que puedan derivar en oclusiones o cuerpos extraños en las vías digestivas.
7. Si los animales consumen el concentrado con mucha ansiedad es preferible fraccionar la ración en pequeñas porciones.
8. Los animales jóvenes tienen poco desarrollo del estómago, es decir, poca capacidad de almacenamiento del alimento en dicho órgano. Por eso, este debe ser administrado en pequeñas cantidades.
9. Un perro adulto puede consumir alimento cada 12 horas, procurando que el mismo sea consumido en poco tiempo.
10. Deja que el animal consuma su concentrado sin que tú intervengas en su espacio de confort. En algunos casos, los animales demuestran con un gruñido, mostrando dientes o intentando morder su inconformidad, buscando dejar claro que para él nosotros somos una amenaza por trasgredir su límite.

Después
1. Cuando muchos perros se alimentan con el mismo comedero, es importante tratar de garantizar que todos ingieran raciones adecuadas, más aún cuando se establecen jerarquías (perros dominantes).
2. Evalúa constantemente la condición corporal del animal. Es importante mantener al día su programa sanitario preventivo de desparasitación y vacunación.
3. Evita sacarlo a hacer ejercicio en la hora posterior al consumo de alimento.
4. Si el animal no consume toda la ración, evita almacenar en el empaque original o en cajones con detergentes, desinfectantes o medicamentos.
5. Procura evitar que el alimento sea consumido con mucha ansiedad o avidez, considerando que el reflejo de la saciedad se puede activar de manera tardía.
6. Es un verdadero riesgo que animales enfermos compartan el mismo comedero con animales sanos.
7. No debes cambiar el concentrado de manera brusca. El proceso debe ser paulatino, facilitando la adaptación para la mascota.

Claves para cambiar el alimento de tu perro
1. Se debe cambiar si el animal pasó de ser una mascota ‘joven’ a adulta, si iniciará su vida reproductiva, o si tiene algunos problemas metabólicos o trastornos que le impiden consumir el concentrado tradicional.
2. La recomendación es que la transición se haga de manera paulatina, llegando a un cambio total en no menos de tres semanas.
3. En la primera semana, 70% de la dieta se debe basar en el alimento tradicional, mientras 30% del concentrado nuevo. En la segunda semana el porcentaje ideal es de 50% y 50%; y en la tercera semana, 70% nuevo alimento, 30% viejo.
4. Los cambios pueden generar reacciones tardías adversas como: alergias, debilidad o depresión, vómito o regurgitación, diarrea y/o estreñimiento. Ante cualquier manifestación, hay que consultar al veterinario.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.