¿Mi gato tiene asma?

Esta enfermedad, conocida también como bronquitis alérgica, puede traer consecuencias muy peligrosas al animal si no se trata con cuidado. Por eso, es muy importante conocer las causas de esta afección, los síntomas y los cuidados necesarios.

¿En qué consiste el asma felino?

Es la obstrucción de los bronquios: los dos tubos que transportan el aire desde la tráquea hasta los pulmones. Se da por la reacción exagerada del sistema inmunológico del gato ante la presencia de un agente externo que le produce alergia. De esta forma, las vías aéreas se inflaman y se estrechan causándole gran dificultad al animal para respirar.

¿Qué produce un ataque de asma?

Son muchos los factores posibles, por lo que es muy difícil determinar cuál es el culpable del asma de determinado gato. Entre los más comunes están:

  • El humo, ya sea de madera, de tabaco o incluso el de una vela.
  • El polvo que suelta la arena para gatos.
  • Algunos aerosoles como las lociones o ambientadores.
  • Vapores que expulsan los líquidos de limpieza para el hogar.
  • El polen de las flores.
  • El pasto.
  • Moho u hongos.
  • Ácaros.

¿Cuáles son los síntomas?

Dificultad respiratoria que se presenta con mucho jadeo, ruido en el pecho, tos persistente, silbidos al exhalar e incapacidad para hacer ejercicio. A estos se le suman inapetencia, depresión, secreción nasal cerosa y coloración azulada o morada en las encías y membranas de los ojos debido a que no hay un intercambio adecuado de oxígeno. El animal puede llegar incluso a desmayarse.

Cuando estos síntomas se presentan, ¿qué se debe hacer?

Llevar el gato inmediatamente al veterinario, quien es la única persona que puede dar el diagnóstico y el tratamiento adecuados. La dificultad respiratoria no necesariamente está relacionada con el asma. El felino puede estar atorado con algo o tal vez presentar un problema cardíaco.

¿Solo el veterinario puede realizar el tratamiento?

Sí. Este evaluará al paciente y determinará cuál es el tratamiento pertinente que se le debe hacer. Generalmente se le suministran fármacos especiales que despejan las vías aéreas y permiten que se reactive el proceso adecuado de respiración. Estos se aplican por vía inhalada con máscaras que se adaptan a la cara del gato. Posteriormente, el veterinario le recetará ciertos medicamentos al animal que, dependiendo del caso, deberán ser aplicados con periodicidad o solo en el momento del ataque.

Algunas recomendaciones

Lo más importante es seguir las indicaciones del veterinario con respecto a la medicación y a los controles periódicos. Adicional a eso, es bueno hacer limpiezas habituales de los espacios que frecuenta el gato, aspirar regularmente, evitar los ambientadores, recoger la arena todos los días y procurar que sea de partículas grandes que no producen procesos alérgicos.

¿Hay algún tipo de actividades o alimentos que estén prohibidos?

Ninguno. Si se siguen las recomendaciones, el gato puede vivir tranquilamente.

¿Qué esperanza de vida tiene un gato asmático?

La misma que la de uno no asmático (alrededor de 11 o 12 años) si se le suministra la medicación con responsabilidad. Si no es así, la enfermedad se volvería crónica, daría paso a una hipertensión pulmonar y causaría la muerte prematura del animal.

¿A qué edad se desarrolla la enfermedad?

Generalmente se presenta en gatos mayores de ocho meses. Hay que tener en cuenta que se puede desarrollar en cualquier momento de la vida, ya que la reacción alérgica exagerada se da cuando está presente el factor que la genera.

¿Cuáles son las razas más propensas?

Aunque puede presentarse en cualquier tipo de gato, las razas braquicéfalas o de nariz chata (principalmente el persa) son las que más sufren de asma.

¿Tiene cura?

No. Los pacientes que son asmáticos, infortunadamente, lo son para el resto de su vida.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.