Asegúrate de que cada cachorro empiece a amamantar durante las primeras 24 horas de vida ya que, mediante la leche materna, adquieren los anticuerpos necesarios. Asegúrate de que cada cachorro empiece a amamantar durante las primeras 24 horas de vida ya que, mediante la leche materna, adquieren los anticuerpos necesarios. Foto: 4Patas.com.co

Parto en casa

El momento del parto es muy importante y especial. En él, tanto la futura madre como tú estarán llenos de nerviosismo y ansiedad. Aquí te enseñamos cómo proceder de manera adecuada.

La gestación es la etapa más trascendental de la vida de un cachorro, ya que es cuando desarrolla todas las características que le permitirán relacionarse de manera saludable con el entorno. Esta dura entre 55 y 65 días, aproximadamente. Luego viene el parto, momento crucial en el que hay que velar no solo por el bienestar de los cachorros, sino también por el de la madre.

Cuando llega el día es normal que estemos llenos de ansiedad, pero hay que estar preparados para actuar con delicadeza, paciencia, agilidad y determinación; de ello dependerá el éxito del nacimiento y la salud de las mascotas.

En la mayoría de los casos no es necesaria la presencia de un médico veterinario. No obstante, sí es importante haber realizado controles previos para conocer el número de cachorros que se están gestando, así como su tamaño, etapa de desarrollo, posibles anomalías y complicaciones que requieran de atención especial.

Consideraciones preparto
- Nutrición:
suministrar a la madre una alimentación balanceada. Durante el último tercio de la gestación, debes darle concentrado de cachorro como suplemento a la dieta habitual, ya que los bebés adquieren los nutrientes de la madre vía placentaria.
- Actividad física: la hembra gestante ha de estar en buena condición y debe mantenerse ágil realizando ejercicio moderado (caminatas o paseos cortos).
- Estrés: deben reducirse al máximo los agentes de estrés del ambiente evitando ruidos, tránsito de personas, aplicación de medicamentos o vacunas.

Días previos
Los cambios físicos de la madre se acentuarán en el último tercio de la gestación. Ella aumentará de peso de forma progresiva y también presentará agrandamiento y secreción láctea en las mamas.

Estará inquieta, ansiosa y con actitud de búsqueda de nido, prefiriendo los lugares tranquilos y alejados. Es necesario habilitar un espacio adecuado para que ella se sienta a gusto. Una excelente opción es ubicar cajas de madera o de plástico grandes para que se sienta cómoda y para que quepan todos los cachorros. Las paredes deben altas con el fin de que la madre entre y salga con facilidad, pero que eviten la salida de los cachorros. Además, es necesario que la caja se encuentre cubierta con toallas, papel o sábanas limpias.

El día anterior al parto (aproximadamente 16 a 30 horas antes), los cachorros producen cambios hormonales en la madre. Podremos observarla retraída, con falta de apetito y con la temperatura corporal más baja, entre 1 y 2° C.

Fases del parto
- Fase I: relajación/dilatación
. Inician las contracciones y la dilatación del cuello uterino, por lo cual la hembra se mostrará inquieta, temblorosa y agitada. En algunos casos puede vocalizar (ladrar) e incluso vomitar. Esta dura aproximadamente de 6 a 12 horas, pudiéndose extender hasta 24, sin importar si es el primer parto de la perrita o no.

- Fase II: expulsión de los cachorros. Se producen fuertes contracciones uterinas, aumentando su duración (un minuto) y reduciendo sus intervalos de presentación (de 4 a 5 minutos entre ellas). Dichas contracciones permiten que los cachorros vayan avanzando por el canal del parto hasta que se rompe el saco fetal y son expulsados. El intervalo de expulsión es variable: pueden presentarse periodos de descanso de hasta dos horas entre crías. Generalmente, las madres, por instinto y sin necesidad de ayuda, lamen a sus crías para estimularlas, cortan el cordón umbilical y acomodan a los cachorros para que se vayan amamantando.

- Fase III: expulsión de placentas.
Esta fase se alterna con la II, cuando las camadas son muy grandes y tienen una duración variable (de pocos minutos hasta 24 o 36 horas). El parto finaliza cuando la madre ha expulsado todos los cachorros, pues se encuentra más relajada y está amamantando a las crías.

Complicaciones
Por fortuna, en la mayoría de casos no se presentan dificultades. Sin embargo, ante la presentación de cualquier anomalía antes, durante o después del nacimiento, es necesario consultar a un médico veterinario para determinar cómo se debe proceder con la madre y sus crías. Estas son algunas de las posibles complicaciones.

- Ausencia de instinto maternal: se debe frotar vigorosamente al cachorro con una toalla para estimular la respiración. Además, hay que eliminar los fluidos de la boca con una pera de succión o ubicando al bebé sobre la palma de la mano, realizando movimientos hacia arriba y hacia abajo. Para realizar el corte del cordón umbilical, realiza dos nudos con seda quirúrgica o hilo, aproximadamente a un centímetro del cachorro. Luego, corta por debajo del nudo con unas tijeras punta roma esterilizadas.
- Ausencia de contracciones uterinas.
- Distocia (parto anormal): debido a crías de gran tamaño, el canal del parto resulta estrecho.
- Aborto: se debe a intoxicaciones, deficiencias nutricionales o estrés.
- Retención de placenta: genera inflamación y dolor abdominal, así como fiebre, falta de apetito, decaimiento y presencia de secreciones de mal olor.
- Hemorragias.
- Ausencia de secreción láctea.
- Parálisis postparto: por deficiencias nutricionales o mala condición física de la madre.
- Eclampsia: es la presencia de convulsiones que son causadas por un descenso en los niveles de calcio en sangre.

¡Señales de alarma!
- Gestación mayor a 65 días.
- La madre tarda más de 24 horas en dar a luz una vez iniciado el proceso de parto.
- La madre lleva más de una hora con contracciones y no expulsa a ningún cachorro.
- El intervalo entre nacimientos de un perro y otro es superior a cuatro horas.
- Apatía o ausencia de síntomas de dolor en la perra durante el parto.
- Se presentan los siguientes síntomas días o semanas después del parto: fiebre, falta de apetito, decaimiento, convulsiones o rechazo hacia los cachorros.

Por: Gabriel García T.
Médico veterinario
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.