Todo lo que tienes que saber para prevenir el cáncer en perros

iSTOCK iSTOCK

Esta es la principal causa de muerte en perros mayores de 10 años. La buena noticia es que la mitad de los casos tienen cura si su diagnóstico es oportuno.

Debido al avance en la medicina veterinaria y en la nutrición canina, hoy los perros viven más que hace algunos años. Esto ha generado indiscutibles beneficios, ya que podemos disfrutarlos por más tiempo; pero, por otra parte, también ha hecho que se presenten enfermedades que se desarrollan a una edad más avanzada, como el cáncer. 

Tipos de cáncer

Los perros son susceptibles a los mismos tipos de cáncer que los humanos, pero con la diferencia de que, en los peludos, los tumores pueden diseminarse más rápidamente. Los siguientes son los tipos más frecuentes: 

  • Linfomas: es el más común. Son tumores en los ganglios linfáticos y pueden extenderse al hígado y al bazo. 
  • Cáncer de piel: los mastocitomas son la forma más común de cáncer de piel. Su presentación se acompaña de úlceras y lesiones en la piel. Inicia como una masa firme en el pecho, la boca o las patas del perro. 
  • Tumores mamarios: quizás, el 50 % de los tumores en hembras se presenta en las glándulas mamarias. En caninos es tres veces más frecuente que en los humanos. La no esterilización, dietas hiperproteicas y sobrepeso, son factores predisponentes para este tipo de cáncer. 
  • Cáncer de huesos: el osteosarcoma es un cáncer común. Típicamente afecta canes de edad avanzada y de razas grandes. Es quizás uno de los más agresivos. 
  • Tumor venéreo transmisible: se transmite por lamido, olfato y coito en perros. Afecta la mucosa de los órganos sexuales. Se caracteriza por su olor desagradable y masas visibles parecidas a una coliflor. 

Te puede interesar: Cuidados que debes tener con tu mascota después de una cirugía

Un factor genético

 

Al igual que en humanos, la predisposición al cáncer se puede heredar. Es por eso que existen ciertas razas con mayor tendencia a sufrirlo. Por ejemplo, el pastor alemán, el pointer y el springer spaniel son las razas con mayor probabilidad de sufrir tumores mamarios. El bóxer, golden retriever, french poodle y bernés de la montaña, figuran entre las razas que reportan con más frecuencia enfermedades cancerígenas. 

Esta probabilidad se incrementa cuando los peludos son hijos de hermanos o cuando su círculo genético es muy cerrado. Por el contrario, los perros mestizos o criollos, por tener un pool genético más amplio, tienen un menor riesgo de sufrir de cáncer. 

Foto: iSTOCK

Signos de alarma

Por todos es sabido que el cáncer es curable si se diagnostica a tiempo. Si bien la visita anual al veterinario es muy importante, un año es un periodo muy largo cuando de combatir el cáncer se trata. Es por esto que debes revisar atentamente si tu peludo presenta alguno de los siguientes síntomas:

 

  • Olores inusuales 

Si notas olores extraños que salen de la boca, la nariz o el ano de tu peludo, puede tratarse de un tumor. 

  • Cuerpos extraños en la piel y en las mucosas 

Ten como hábito revisar la piel y las mucosas de tu mascota. Si notas alguna nodulación o cuerpo extraño, por más insignificante que sea, lo mejor es que consultes al veterinario. 

  • Pérdida injustificada y repentina de peso 

Si tu perro pierde peso a pesar de seguir consumiendo la misma ración o sin incrementar su actividad física, algo raro está pasando. 

  • Falta de apetito 

Si notas que tu perro no muestra interés en el alimento que le ofreces (incluso si es su favorito), es muy probable que sea por enfermedad, y el cáncer puede estar involucrado. 

  • Cambio de actividad 

Si te percatas de que tu peludo cambia su comportamiento de forma inexplicable y prefiere gastar tiempo en dormir, es mejor que el veterinario te aclare qué es lo que puede estar pasando. 

  • Problemas respiratorios 

Recuerda que tu peludo puede desarrollar cáncer de pulmón y, en ese caso, la tos, los estornudos y la dificultad respiratoria pueden ser indicativos de un proceso maligno. 

  • Cambios de comportamiento 

Las variaciones en el comportamiento de los perros son quizás los principales indicadores de que algo puede estar pasando. El dolor o el mal funcionamiento de algunos órganos pueden desencadenar cambios en el comportamiento. Son varias las enfermedades que se puede diagnosticar inicialmente por este tipo de alteraciones. El cáncer no es la excepción. 

  • Heridas que no sanan 

Es normal que por su actividad los perros se hagan pequeñas lesiones. Lo anormal es que una herida no cicatrice. En ese caso, consulta al veterinario lo más pronto posible. 

  • Vómito y diarrea 

Si tu peludo vomita y presenta diarrea con frecuencia, y además distensión abdominal, acude a tu veterinario para descartar un problema mayor. 

  • Encías pálidas 

Unas encías pálidas son sugerentes de pérdida de sangre. El cáncer es una de las enfermedades asociadas a este síntoma. 

  • Sangrado 

Si notas un leve sangrado en los órganos sexuales de tu perro, puede tratarse de un tumor venéreo transmisible. En ese caso, no hay tiempo que perder, el veterinario te sacará de dudas. 

Te recomendamos leer: Esto es lo que sueñan los perros, algo realmente tierno 

No todo tumor es maligno 

Un tumor es el crecimiento incontrolado de células en alguna parte del cuerpo. Esto puede ocasionar enfermedad dependiendo de su malignidad y del órgano donde se aloje. Algunos tumores, que se describen como benignos, no se diseminan por el cuerpo y pueden ser removidos fácilmente. Otros, lamentablemente, son malignos y se multiplican rápidamente en los diferentes órganos. En este último caso, el tiempo es el peor enemigo.

 ¿Cómo prevenir el cáncer en tu perro?

No es tarea fácil prevenir el cáncer en tu peludo, pero sí existen algunas claves para disminuir su presentación. 

La mejor decisión que puedes tomar es esterilizar a tu perro. En hembras, por ejemplo, la esterilización antes de su primer celo reduce la probabilidad de desarrollar cáncer mamario debido un menor efecto de las hormonas reproductivas. La esterilización supone, además, que tu peludo no va a tener contacto sexual con ningún perro y así estará exento de sufrir un tumor venéreo transmisible. 

La profilaxis dental y la revisión veterinaria periódica es otra buena medida para disminuir la presentación de cáncer. 

En el momento de adquirir un perro, aún más si deseas que sea de pedigrí, puedes revisar con el criador si se han presentado casos de cáncer en sus familiares. Recuerda que si prefieres un peludo criollo, las probabilidades de cáncer se reducen al mínimo. 

Lee también: ¿Cómo saber que tu perro está envejeciendo? 

 

Que no cunda el pánico

 

Si tu perro ha sido diagnosticado con cáncer no significa que se va a morir. Quizás la gran mayoría de los tipos de cáncer en perros, como tumores mamarios y de la piel, pueden ser retirados quirúrgicamente. Incluso, frente a tumores avanzados existen opciones para prolongar el bienestar y la vida de tu peludo. 

Al igual que en el caso de humanos, para el tratamiento de cáncer en perros existe quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia. Se han desarrollado además vacunas contra tumores en la cavidad oral, como los melanomas. 

La recuperación de un peludo con cáncer depende de su estado corporal, su edad, el diagnóstico temprano y la malignidad del cáncer. Se estima que alrededor del 60 % de los perros que sufren de esta enfermedad, la superan. No obstante, en caso de que el cáncer le esté ganando la batalla a tu peludo, es importante que tomes la correcta y oportuna decisión de priorizar su bienestar sobre privilegiarte con su presencia. 

No dejes de ver: Las 6 cosas que NO son ciertas sobre el baño de los perros

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.