Combatiendo la incontinencia

Con el paso del tiempo, los perros pueden perder el control de sus esfínteres. Aunque la situación es igual de incómoda para los dueños y sus mascotas, existen varias maneras de enfrentar la situación.

La incontinencia se define como la pérdida de control sobre el aparato urinario. Algunos perros pueden sufrirla cuando experimentan momentos de alta excitación, pero es más probable que esta condición aparezca cuando la mascota llega a una edad avanzada, ya que su cuerpo no responde igual que durante su juventud y deja de producir hormonas necesarias para el control de la vejiga.

Esta situación resulta muy incómoda para los dueños, quienes descubrirán con frecuencia gotas o charcos de orina en cualquier parte de la casa, sobre todo cerca de la cama canina, pero no se debe olvidar que es especialmente desagradable para las mascotas, pues ellas están conscientes de que no pueden controlar su cuerpo y de que están ensuciando diferentes lugares sin poderlo evitar.

Apenas sospeches que esto le está pasando a tu can, visita a tu veterinario de confianza y cuéntale sobre los cambios de comportamiento que has visto
. En la mayoría de los casos te asignarán un tratamiento con medicamentos que debes seguir al pie de la letra, ya que solo así ayudarás a la mejoría de tu peludo. Cumple con las horas para administrar las dosis, el tamaño de estas y pon atención por si aparecen reacciones alérgicas.

Brindarle apoyo
En todo caso, cuando llegues a casa, hazle saber a tu perro que no lo juzgas y que no es su culpa tener incontinencia. Asegúrate de acariciarlo mientras le explicas que está ante un problema normal y dile que estarás junto a él para apoyarlo. De esta manera, le subirás el ánimo y ayudarás a que no pierda la confianza en sí mismo.

Mientras los medicamentos hacen efecto, y para evitar momento incómodos tanto para ti, como para tu mascota, puedes seguir los siguientes consejos y atacar de frente al problema:
  • Blinda su cama: Existen telas absorbentes y pañales en forma rectangular con los que puedes forrar la cama de tu perro. De esta manera, si tiene algún accidente por la noche, él no se verá obligado a salirse de su cama y dormir en lugares improvisados. Si ves que al día siguiente tu mascota evita su cama o solo se acuesta sobre un pequeño espacio, es hora de cambiar la tela.
  • Ponle pañal: Los pañales para perros serán tus grandes aliados. Pregúntale al veterinario qué talla es la más adecuada para tu mascota y cada cuánto debes cambiarlo. Al ponérselo, asegúrate de que quedó bien ajustado, así no habrá filtraciones. Eso sí, cámbialo a las horas correctas, porque de lo contrario podrías causar lesiones en su piel.
  • No lo pierdas de vista: Cuando no tenga el pañal puesto, no lo dejes subirse a los muebles o a tu cama. Si llega a orinarse en uno de estos, tú podrías pasar un mal rato tratando de limpiar y de quitar olores. Lo peor es que si tu peludo siente que es algo que puede hacer sin problema, lo más seguro es que este accidente se repita muchas veces.
Primero lo primero
Cuando aparezcan las primeras señales de que tu perro tiene incontinencia, llévalo cuanto antes al veterinario. Allí realizarán los exámenes necesarios para diagnosticar de forma acertada a tu peludo. Algunas veces la incontinencia es causada por infecciones y no necesariamente por pérdida de control del sistema urinario. También puede pasar que la incontinencia sea un síntoma de alguna otra enfermedad más grave.

Ojo con los síntomas
Las siguientes son algunas señales de la incontinencia:

·         Pérdida urinaria involuntaria
·         Pelaje mojado entre el área de las patas
·         Inflamaciones de la piel cerca de la vulva o el pene del animal.

Recuerda
¡No tengas miedo de preguntar! Pídele al veterinario que te saque de todas las dudas que tengas, pues solo así le estarás asegurando a tu peludo una buena calidad de vida y esto te dará tranquilidad.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.