iSTOCK iSTOCK

Cuidados que debes tener con tu mascota después de una cirugía

Si en alguna oportunidad tu perro ha tenido que visitar un quirófano, sabrás que esos momentos son angustiantes tanto para él como para ti. Lo importante es cuidarlo bien luego de una cirugía y evitar que vuelva a suceder.

Visitar una sala de cirugía no siempre es sinónimo de gravedad. En algunas ocasiones, tu peludo debe visitar el quirófano por situaciones preventivas (profilácticas) que si bien necesitan de una solución quirúrgica no ponen en peligro su vida.

Independientemente de la situación por la cual tu mascota vaya a cirugía, lo más importante son los cuidados que se necesitan cuando sea dada de alta para que pueda descansar y mejorarse en casa; de ello dependerá el tiempo y la efectividad de la recuperación.

Te puede interesar: Claves para tener a un perro sano y feliz

Visita al quirófano: causas frecuentes 

Los motivos pueden ser varios y de diversa índole; sin embargo, dentro de la práctica diaria veterinaria, las causas más frecuentes son:

 

  • Esterilización: tanto hembras como machos pueden ser esterilizados. Es un acto de responsabilidad y de amor hacia tu mascota.
  • Fracturas: mascotas inquietas o calmadas, ninguna está exenta de un accidente, un golpe o una caída. En muchas de estas ocasiones, la solución necesita de asesoría quirúrgica.
  • Otohematoma: es el acumulo de sangre en la oreja del perro que se produce por un excesivo rascado o un trauma. En situaciones iniciales no es necesario operar, pero según la sensibilidad, la ubicación y la gravedad, se recomienda hacerlo.
  • Cataratas: para verte mejor y que los veas mejor, los perros necesitan esta cirugía para corregir dicho problema que se presenta por la edad, problemas circulatorios o metabólicos.
  • Obstrucción intestinal: mascotas curiosas o glotonas que ingieren más comida de la que deben o se atragantan con elementos extraños como pelotas, palos, piedras, entre otros.

Te recomendamos leer: Alimentos prohibidos para tu perro

Una vez en casa…

Cuando sea pertinente y seguro, el médico veterinario enviará a casa a tu mascota para que se recupere de manera efectiva y en un entorno familiar para ella, ya que, como bien sabes, nadie más indicado para proveerle todas las comodidades y el afecto que necesita que tú. El médico veterinario también te dará unas instrucciones que deberás seguir al pie de la letra para evitar complicaciones y nuevas (e innecesarias) visitas al quirófano.

  • Vómito: lo más recomendable es no alimentar a tu mascota las 24 horas posteriores a la cirugía, ya que durante la recuperación de la anestesia se pueden presentar vómitos. Puedes ofrecerle agua o caldos bajos en grasa para suplir el alimento sólido.
  • Alimentación: por lo general, después de una cirugía el apetito de tu mascota puede verse disminuido y se hace necesario estimularlo con comidas llamativas y altas en energía. En el mercado ya encuentras alimentos húmedos y concentrados especializados para posoperatorios.
  • Collar isabelino: para evitar los lamidos y mordisqueos en la zona de la herida, se hace necesario el uso del collar isabelino por lo menos durante los primeros 10 a 15 días posteriores a la cirugía.
  • Limpieza de heridas: uno de los cuidados básicos e importantes es mantener la herida limpia y seca para evitar infecciones. Para ello, el médico veterinario recomendará un esquema de limpieza con una gasa limpia y un antiséptico especial.
  • ¿Ejercicio?: está totalmente prohibido. Cualquier actividad física impedirá la adecuada cicatrización de las heridas y que los tejidos comprometidos se recuperen de forma adecuada.
  • Vendaje: debe permanecer siempre limpio y seco. En caso de ser necesario, debes preguntar al veterinario sobre cómo cambiarlo en casa sin contratiempos.
  • Puntos de sutura: normalmente se retiran después de 10 días de realizada la cirugía; sin embargo, el tiempo dependerá de la complejidad del procedimiento.
  • Emergencias: ante cualquier situación de alarma o que consideres anormal, comunícate cuanto antes con tu médico veterinario. Una acción realizada a tiempo evitará futuras complicaciones.

No dejes de leer: Señales de que quieres a tu perro como si fuera un hijo

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.