¿Cómo saber que tu perro necesita calcio?

Aprende cuándo es necesario recurrir a un suplemento alimenticio para aumentar los niveles de vitaminas y minerales en tu perro. En esta oportunidad, vamos a hablar sobre el calcio.

Bajo circunstancias normales y si son alimentados con comida de alta calidad, los perros no necesitan suplemento de ningún tipo. No obstante, dependiendo del caso y de ciertas patologías, puede llegar a ser necesario que tu mascota adquiera algunos minerales mediante el consumo de productos especializados.

¿Qué es el calcio y para qué sirve?

El calcio es un mineral esencial que cumple un papel importante en la dieta de tu mascota. No solo ayuda a construir huesos y músculos fuertes, también contribuye a la transmisión nerviosa, la secreción de hormonas y las contracciones cardiacas necesarias para una adecuada función del corazón. Pero a pesar de estos evidentes beneficios, suplementar la dieta de tu perro con calcio no es siempre una buena idea. Incluso puede llegar a generar un efecto contrario al deseado.

La falta de calcio se nota

Los huesos y los dientes de tu perro son las áreas en donde se almacena el calcio. Si la dieta con la que se alimenta es baja en este mineral, el cuerpo usará esas reservas hasta que más calcio sea introducido en la dieta. Es por esto que los huesos y los dientes son los primeros afectados cuando tu perro tiene una deficiencia. Los síntomas más comunes por deficiencia de calcio son temblores, debilidad e incluso convulsiones. Pero más allá de estas señales, el hecho de que un perro haya sido alimentado por largo tiempo con comida de baja calidad puede llegar a ser una razón más poderosa para suplementar su dieta con calcio.

Razones para suplementar

Muchos veterinarios recomiendan la suplementación con calcio para razas grandes y gigantes que son de rápido crecimiento como el gran danés, san Bernardo, terranova y mastín inglés. Las perras pertenecientes a este tipo de razas caninas pueden requerir de calcio adicional en la dieta cuando están gestantes debido a que tendrán que alimentar a una camada numerosa con perritos de gran tamaño y enorme apetito. Pero esto no siempre es necesario.

La suplementación con calcio se hace también necesaria cuando alimentas a tu perro con comida preparada en casa. Recuerda que este tipo de alimentación tiene la limitante de lograr el balance adecuado de acuerdo a los requerimientos nutricionales de tu perro, por lo que usualmente termina generando serios problemas nutricionales en los peludos.

Calcio de calidad

No todo el calcio es igual. La mejor fuente de calcio para un perro es el carbonato de calcio o el citrato de calcio que se consigue en presentaciones comerciales especialmente formuladas para los peludos.

Alimentar a tu perro con huesos (especialmente de gallina, cerdo o res) puede generarle serias lesiones en la boca, el estómago o el intestino, y comprometer seriamente su salud. Si decides adicionar cáscara de huevo molido al alimento de tu perro, estás perdiendo el tiempo, porque este tipo de calcio no es biodisponible para tu peludo.

Los peligros de suplementar sin necesidad

Nunca suplementes con calcio la dieta de tu perro sin la formulación de un veterinario. Si tomas la decisión de adicionar calcio a la dieta de tu peludo le puedes causar serias complicaciones de salud. Existen varios problemas asociados al exceso de calcio como infección renal, formación de piedras en los riñones y, a largo plazo, displasia de cadera.

¿Cómo garantizar que mi perro reciba el calcio necesario?

La mejor decisión que puedes tomar es alimentar a tu peludo con un concentrado de buena calidad que supla los requerimientos nutricionales determinados por su raza, su edad y su estilo de vida. Proteína de primera calidad y una combinación de vegetales, vitaminas y minerales deben ser los ingredientes principales del concentrado que elijas. En este punto, como en muchos otros, asesórate de un veterinario.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.