Como nuevo amo, debes proporcionarle a tu cachorro una alimentación balanceada, rutinas de ejercicio diarias y, sobre todo, una buena dosis de paciencia y amor. Como nuevo amo, debes proporcionarle a tu cachorro una alimentación balanceada, rutinas de ejercicio diarias y, sobre todo, una buena dosis de paciencia y amor. Foto: 4Patas.com.co

Para amos principiantes

Muchos hogares inician el año con un miembro extra en la familia. Estas son las recomendaciones más importantes que les damos a los nuevos amos.

Tener un cachorro en la familia es una gran decisión que no siempre ha sido tomada con cabeza fría. Hay que tener en cuenta que un perro o gato representa una responsabilidad y un compromiso para toda la vida, por lo que serán años de educación, afecto, cuidado y atención para asegurar su bienestar físico y emocional.

Si tú, como nuevo amo, nunca habías tenido uno antes, tendrás que empezar a conocer sus necesidades y entender cómo satisfacerlas adecuadamente. En palabras del veterinario Édgar Gutiérrez, director de la clínica veterinaria de la Universidad de la Salle, criar a un animalito en casa requiere de conocimientos, experiencia, constancia, paciencia y, sobre todo, mucho cariño. Por eso, en 4Patas.com.co te presentamos una guía con los consejos básicos para iniciar esta etapa en compañía de tu nuevo mejor amigo.

Sano y protegido

En los primeros meses de vida, estos son los cuidados principales para mantener al cachorro bajo control y muy saludable:

- Plan de vacunación: durante el periodo de lactancia materna, el animal recibe los anticuerpos e inmunoglobulinas que lo defienden de las enfermedades durante las primeras ocho semanas de vida. Luego de esto, es necesario establecer el esquema de vacunación para garantizar sus defensas e inmunidad, el cual será definido por el veterinario según la mascota y el riesgo de exposición en que se encuentra.
    
- Desparasitación: desde la segunda semana de vida y por lo menos una vez al mes, debe recibir protección contra parásitos y lombrices.

- Revisión periódica: durante los primeros meses es importante asistir al veterinario con regularidad para detectar posibles anomalías anatómicas o deformaciones que pueden pasar desapercibidas cuando el perro está muy pequeño.

- Control natal: es una decisión trascendental que hay que tomar a partir de las primeras visitas al veterinario. Si no deseas que tu mascota tenga crías o esta presenta alguna patología congénita por la que no se recomiende su reproducción, lo mejor es esterilizarla o castrarla en el menor tiempo posible. Además, esto traerá beneficios para su salud, como la prevención del cáncer de mama en las hembras.

Alimentación: la clave para un sano crecimiento

Todas las personas que tienen un cachorrito han vivido este momento: estar frente a los estantes del supermercado y no saber cómo escoger la mejor opción de concentrado. Con seguridad, a ese animalito fiel y cariñoso querrán darle una nutrición balanceada, y en el mercado abundan las opciones según edad, tamaño, raza e incluso condición médica.

Estos necesitan una alimentación diferente a la de los adultos, por lo que a la hora de decidir sobre la comida que debes comprar, considera:

- Escoger una para cachorros alta en proteínas, ya que se encuentra en un periodo de constante crecimiento.
- Si es posible, verificar la textura y el tamaño de las pepas para que estas sean adecuadas a su dentadura.
- No realizar cambios intempestivos, porque pueden generar molestias gastrointestinales. En caso de requerirse, este proceso debe ser paulatino, mezclando el concentrado antiguo con el nuevo durante un periodo entre los 4 y 8 días.
- Dividir la comida diaria en tres porciones. Mientras son cachorros deben consumir raciones pequeñas, varias veces al día.

Un ser en formación

Como explica el veterinario Édgar Gutiérrez, “el comportamiento de ese animal en la sociedad depende de la labor de sus amos, especialmente durante el primer año”. Es por esto que es tan importante formar sus hábitos y rutinas desde el primer día en que llega a casa.

- Socialización: este proceso inicia con la mamá y los hermanitos de la camada, pero continuará durante toda su vida. Debe aprender a relacionarse con otros animales, con los seres humanos y con el medioambiente bajo las reglas establecidas por sus amos.

- Hábitos higiénicos: deben determinarse tras la llegada de la mascota al hogar, definiendo el lugar en que se permitirá que realice sus necesidades fisiológicas y promoviendo su uso por parte del cachorro. Si la vivienda no cuenta con un espacio exterior propio, lo mejor es que inicialmente aprenda a ir al baño adentro de la casa, pues hasta no completar su plan de vacunación no debe salir ni entrar en contacto con otros animales.

- Rutinas diarias: es ideal establecer horarios para las comidas y, a partir de estos, ajustar otros momentos importantes, como la hora de la limpieza o el juego. Ellos aprenden según el acondicionamiento que reciben de sus propietarios, por lo que una educación básica debe incluir obediencia, juegos sin agresividad, hábitos higiénicos, porte del collar y consumo de los alimentos a la hora indicada.

- Inhibición de la mordida: durante los primeros meses los cachorros son juguetones, sus dientes están terminando de salir y están aprendiendo a manejar su mordida. Cuando muerden más duro de lo permitido, es clave pronunciar un ‘no’ rotundo y dejar de jugar momentáneamente con ellos.

- Ejercicio físico: una vez complete el plan de vacunas, el animal está listo para salir a parques y espacios exteriores. Es momento de que aprendan que la principal lección es siempre caminar al lado de sus amos.

- Los primeros meses son determinantes en el aprendizaje de hábitos y comportamientos, por lo que se recomienda que tenga un buen acompañamiento durante esta etapa. Durante este procesos se deben incluir estímulos y premios, como snacks y caricias, los cuales –al igual que los regaños– deben entregarse de forma asertiva, en el momento preciso.

Entorno apropiado y seguro

- Como amo, debes crear los espacios acogedores en la casa para que tu cachorro duerma, coma y haga sus necesidades fisiológicas. No permitas que tu hogar entero se convierta en su casa y recuerda que la independencia también es importante para él.

- Un cachorro es curioso por naturaleza. Antes de traerlo a casa, asegúrate de retirar cualquier objeto peligroso para él, como productos de limpieza, cableados y artículos pequeños o de materiales cortopunzantes, entre otros.

- Para prevenir la aparición de enfermedades, incrementa las medidas de limpieza en la vivienda. Lavar el piso, aspirar los tapetes y limpiar las cobijas y juguetes del perro con frecuencia ayudan a construir un entorno más saludable para él.

Una mascota: ¿un regalo?
Muchas personas consideran que un cachorrito es un hermoso regalo durante la época de Navidad, especialmente para los niños. Sin embargo, no siempre se comprende el compromiso que se adquiere con este pequeño. Una mascota no es un juguete, sino un ser vivo que empieza a formar parte de la familia.
 
Infortunadamente, algunos de los perros que llegan a alegrar el fin de año en los hogares terminan siendo regalados o abandonados. Esto lo confirman las cifras de diferentes asociaciones que reportan el aumento de perros en las calles de las principales ciudades durante diciembre y enero, entre ellas, la organización Animalitos Perdidos en Colombia, que en estos meses recibió reportes de 455 y 402 mascotas perdidas y encontradas en las calles, respectivamente, cuando el promedio mensual se encuentra en 300 reportes.

Para Viviana Buriticá, fundadora de esta organización, “este aumento está relacionado con que muchas familias se van de vacaciones y abandonan a sus mascotas, pero especialmente se produce hacia enero y febrero, porque los animales que han sido regalados en Navidad ya no son tan novedosos. Las personas, después de unos días, se dan cuenta de la responsabilidad y se arrepienten”.

Por su parte, Martha Soledad Ciro, presidenta de la Asociación Defensora de Animales (ADA), resalta que el verdadero incremento se produce hacia finales de enero y en el mes de febrero. “Durante el resto del año recibimos un promedio diario de cinco solicitudes de personas que están buscando un hogar para sus mascotas porque tomaron la decisión de no tenerlas más, pero en estas fechas llega a incrementarse hasta a 30 peticiones diarias. Es una situación muy delicada, aunque no tenemos la posibilidad de cuantificar cuántos animalitos son abandonados como resultado de estos regalos”, asegura.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.