123 RF 123 RF

Los 5 problemas veterinarios más comunes y sus tratamientos

En la práctica, a los veterinarios se les presentan muchos pacientes que pueden padecer de las mismas enfermedades. Conoce cuáles son las más comunes y cómo se tratan.

No todas las enfermedades que se presentan en nuestras mascotas son tan diferentes, puesto que cada especie es propensa a sufrir afecciones comunes que a los profesionales de la medicina veterinaria les llegan a parecer rutinarios algunos de estos casos porque previniendo y con el debido tratamiento no implicarán hospitalización o cirugía.

No obstante, el que sean comunes no las hace menos importantes y no debes tratar de automedicar a tu mascota, ni esperar a que los síntomas desaparezcan por sí mismos, ya que la cosa más simple puede evolucionar rápidamente en una enfermedad más compleja.

Acudimos a un profesional en la salud con varios años de experiencia en urgencias veterinarias, quien nos explicó  las cinco consultas más frecuentes con las que acuden los dueños de mascotas a la Unidad Integral Veterinaria Komondor.

Te recomendamos: Aprende a identificar si tu mascota está sana por su popó

Fotografías: 123 RF

Néstor Hernando Muñoz Salamanca, médico veterinario de la Universidad de Ciencias Aplicadas (UDCA), presentó una lista, de la que te hacemos claridad de que la posición de las enfermedades en el conteo no las hace más o menos importantes, sino que están organizadas por la frecuencia como se presentan en su consultorio.

1. Eventos gastroentéricos

El primer motivo de consulta, según comenta el veterinario, son los eventos gastroentéricos, donde se hacen evidentes el vómito y la diarrea. Estos  casos generalmente son propiciados por bacterias, parásitos y hongos protozoarios, que son adquiridos vía oral por tus mascotas.

Para evitar que tu perro tenga que acudir al veterinario por este tipo de afectaciones, debes estar pendiente de las cosas que introduce en su boca como objetos extraños que se encuentra en el parque o en tu casa,  incluso el consumo de pasto, pueden ser rechazados por su organismo y desatar una reacción negativa.

La solución que plantea Néstor como la más común es realizar un examen coprológico, donde se define el tipo de afección y desde donde se parte para instaurar los tratamientos con antibióticos, desparasitantes y, si es necesario, iniciar la administración de dietas blandas.

2. Problemas de piel

El segundo punto de consulta de rutina son los problemas de piel, que puedes identificar en tu mascota si observas que se está rascando de forma constante, si encuentras formas extrañas y si te das cuenta de que la caída de su pelo es desproporcionada.

El veterinario las clasifica como dermatitis, alopecias y prurito (rasquiña), que son generadas por hongos, bacterias, ácaros, deficiencias nutricionales o eventos hormonales. Este tipo de consultas  también se pueden generar por errores en las condiciones de tenencia, es decir, porque omites algunos pasos de higienes y utilizas químicos que les llegan a causar alergias.

Es necesario hacer uso de baños medicados y limpiezas. En algunos casos más severos se recurre a proporcionar antibióticos vía oral o inyectados, para empezar a combatir las infecciones desde adentro, para casos en los que se hace difícil la limpieza o el dolor es evidente.

Amplía la información acá: Estas son las enfermedades de piel más comunes en las mascotas

3. Clauducaciones

En el tercer lugar el doctor posicionó  las claudicaciones (inmovilización de una extremidad por presencia de dolor); cojeras por golpes; traumas; contusiones degenerativas; inflamación de las articulaciones y degeneración de ligamentos, aunque  generalmente las complicaciones se presentan por impactos.

Esta es una de las situaciones más difíciles de controlar, pues si tienes la rutina de pasear a tu perro y este suele jugar con otros, seguramente correrá y será propenso a tropezar o estrellarse con alguien o algo. De ahí que sea una situación incontrolable.

También en tu casa se pueden presentar casos, aún más cuando posees gatos inquietos o un tanto torpes, que pueden resbalar de sitios altos y causarse heridas. A esto le debemos sumar los malos hábitos alimenticios, que dejan como resultado el sobrepeso de tu mascota, afectando sus articulaciones y movimiento naturales.                  

Los tratamientos para este tipo de consultas van enfocados en analgésicos, terapias de rehabilitación, acupuntura, fisioterapia y restricción de movimientos, dependiendo de la gravedad de cada uno de los eventos.

Fotografías: 123 RF

4. Problemas hormonales

Este lugar lo ocupan las consultas de pacientes de tipo hormonal o endocrino, que se caracterizan por ser muy gordos o, por el contrario, muy flacos. Esto debido a la presencia de trastornos que impiden un equilibrio en su organismo y que seguramente notarás fácilmente.

De estos se pueden destacar el hipotiroidismo; diabetes; síndromes de glándulas adrenales; deterioro por edad de higado o riñon, lo cual  lleva a una insuficiencia del órgano o masas en el mismo o, adicionalmente, masas cutáneas.

El tratamiento para estas enfermedades debe ser ofrecido dependiendo de las particularidades de cada caso, teniendo en cuenta que se puede presentar en diferentes partes del organismo.

Gifs: Giphy

5. Enfermedades exógenas

En el quinto lugar, pero no menos importante, a pesar de que es menor el número de pacientes, se encuentran las enfermedades tropicales o exógenas a las personas, es decir, que son exteriores a nosotros, pero que nos pueden llegar a afectar.

Néstor las clasificó como hemoparásitos que transmiten la brucella, leptospira, neospora y toxoplasma.  Estas tienen menos incidencia, pero toman una importancia mayor a las demás enfermedades porque son enfermedades de tipo zoonótico que se pueden pasar del animal al humano.

En este punto toman importacia de salud pública, ya que se pueden reproducir ampliamente al punto de generar una epidemia, con incidencias de contagio tan amplias como la ya conocida rabia, que es mortal tanto para los animales, como para los humanos infectados.

Esto te puede interesar: ¡Cuidado! La rabia está al acecho. Lo que tiene que saber para prevenirla

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.