Cuidados de los perros en clima frío y cálido Cuidados de los perros en clima frío y cálido Foto: 123RF

Del polo al trópico

Cuidar a tu perro en el invierno es diferente a hacerlo durante la época de calor. Ten presente el clima para que tu mascota no pase momentos incomodos o, incluso, sufra una emergencia en casa.

FRÍO
Cuida su carga calórica

En climas extremos, las mascotas necesitan recibir un poco más de alimentos, ya que esto les permitirá regular su calor corporal. Sin embargo, debes tener cuidado si tu perro es propenso a la obesidad y haz ejercicios con él en casa para equilibrar la ingesta y quema calórica.

Siempre contento
Debido a que no pueden salir con tanta regularidad por la lluvia o la nieve, los perros tienden a deprimirse un poco. Por esto es necesario que lo acompañes y revises su estado anímico constantemente.

¿Pelo corto?
Aunque son animales grandes, algunas razas como el bóxer, el dóberman o el dálmata pueden sufrir las consecuencias del clima frío más rápido que perros pequeños con pelaje abundante; esta es su debilidad. Por esta razón, no permitas que pasen mucho tiempo en espacios con temperatura muy baja. En el invierno, dale un poco de libertad a su estilo y reduce la frecuencia con la que cortas su pelo.

Durmiendo afuera
Si tu perro duerme en el patio de tu casa, asegúrate de que tenga una ‘habitación’ y/o espacio de descanso digno. Construye o compra una casa impermeable de madera y goma que esté protegida de las goteras con aislantes y que evite la humedad y el viento.

Adiós enfermedades

Las afecciones respiratorias de los perros son bastante graves, por lo que es importante una buena calefacción en casa, reposo y una excelente hidratación. En climas bajos también se acentúa el dolor de articulaciones, sobre todo si la mascota sufre de artrosis. Mantenlo siempre protegido con ropa adecuada para su tamaño, que le permita moverse.

CALOR
Hora de ejercitarse

Cambia el horario de tu mascota para que en el verano pueda salir en momentos en los que la temperatura sea más fresca (muy temprano o entrada la tarde). Evita los ejercicios extenuantes y reduce el uso del bozal, ya que estas condiciones pueden generar un golpe de calor, que en el peor de los casos, termina con la muerte del perro.

Hidratación
En todas las temporadas del año, tu mascota debe contar con agua fresca y limpia, pero en verano –o si lo llevas a una ciudad de clima cálido?, esta es de vital importancia. Pon un segundo plato con más agua y mantenlo alejado del sol. En el mercado venden recipientes portables para que puedas llevar contigo una botella de agua e hidratar a tu perro en cualquier lugar.

Alimentación
No te asustes, es normal que en épocas de calor las mascotas coman menos, ya que necesitan una menor cantidad de calorías. Además, recuerda que en los climas húmedos es más alta la proliferación de bacterias, hormigas y moscas, por lo que siempre debes revisar que la comida de tu mascota esté fresca.

¡Llévame contigo!
No solo en verano sino en cualquier temporada del año, es indispensable entender que tu perro no debe quedarse adentro del carro. Ni siquiera las ventanas abiertas son una señal de que tu mascota estará segura. Si no puedes llevarlo contigo, es mejor dejarlo en casa. Las olas de calor y la ansiedad que las mascotas sienten pueden convertir al carro en un sitio muy peligroso.

Cuidado con sus patas
No camines por superficies muy calientes, como el pavimento al medio día. Imagina que eres tú el que tiene que soportar el asfalto descalzo. Cuida sus extremidades de posibles quemaduras.

Síntomas de la deshidratación
Contacta a tu veterinario si notas alguno de estos síntomas:

- Nariz caliente o seca.

- Cabeza cansada.

- Patas débiles o inestables.

- Orina oscura y con olor fuerte.

- Vómito, diarrea o pérdida desmesurada del apetito.

- Respiración agitada.

- Boca seca y saliva espesa.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.