Los cuidados durante las primeras semanas de vida de los cachorros determinan su sano crecimiento. Los cuidados durante las primeras semanas de vida de los cachorros determinan su sano crecimiento. Foto: 4Patas.com.co

¡Bienvenido a la vida!

Los cuidados durante los primeros días de los cachorritos son fundamentales para garantizarles un desarrollo adecuado y saludable; es por eso que debemos proveerle, tanto a ellos como a la madre, las condiciones necesarias para lograrlo.

Primera semana
En este momento, los pequeños son totalmente dependientes de la madre, ya que nacen ciegos y sordos (dichos sentidos empiezan a desarrollarse entre los días 10 y 15), no regulan su temperatura corporal, requieren estímulos para ser amamantados y no pueden limpiarse por sí mismos.

Es necesario asegurarse de que cada cachorro empiece a alimentarse poco tiempo después del parto (durante las primeras 24 horas de vida), ya que es mediante la leche materna que adquieren los anticuerpos necesarios para defenderse de las enfermedades hasta su primera vacunación.

En caso de que no pueda ser amamantado por la madre, se hace necesario el uso de lactoreemplazadores, que se consiguen actualmente en tiendas veterinarias especializadas, de leche de cabra o de vaca deslactosada. Nunca se debe emplear leche entera, ya que su elevado porcentaje de lactosa podría generar problemas digestivos graves.

La alimentación se debe llevar a cabo de cuatro a seis veces al día, en dosis que oscilan entre dos mililitros (para razas pequeñas) y cincuenta mililitros (para razas grandes). La rutina debe repetirse hasta la tercera semana de edad, momento en el cual puede ser destetado.

Para estimular al pequeñín a orinar y a defecar en ausencia de la madre, es necesario frotar su área abdominal y genital con algodón humedecido en agua tibia y jabonosa, teniendo especial cuidado de limpiar adecuadamente las excreciones para evitar futuras infecciones.

Segunda semana
En esta etapa, los cachorros no demandarán mucha atención de nuestra parte más allá de verificar periódicamente su peso (diariamente deben ir ganando 10% más del que tuvieron al nacer), ya que un estancamiento o reducción en la ganancia de gramos puede ser considerado como un indicador de anomalía.

En este periodo es muy importante verificar el estado de salud de la madre. Esto se logra suministrándole una alimentación adecuada, proporcional a sus necesidades y con altos niveles de calcio, ya que al estar amamantando puede presentar síntomas nerviosos causados por bajos niveles de este mineral.

Tercera semana
Los cachorros inician el desarrollo del sentido del oído y de la vista, además tienen mucha más fuerza en sus miembros, por lo cual se mostrarán inquietos y curiosos. Es necesario mantenerlos alejados de las situaciones de riesgo, tales como otros animales, objetos pesados, fuentes de agua o de calor, entre otros, ya que pueden presentarse accidentes.

Cuarta semana
Es una etapa importante, pues durante este periodo se debe iniciar su esquema de vacunación; además, al final de esta semana empezarán a salir los primeros dientes y los pequeños explorarán su entorno masticando cada cosa que les llame la atención.

Durante estos días hay que empezar a estimular el consumo de alimento concentrado, suministrándoles unas pocas croquetas remojadas en leche deslactosada o en agua tibia para facilitar la ingestión.

Quinta semana
Para este momento, ya los cachorros son mucho más independientes y empiezan a socializar entre sí y con el entorno, por lo cual se deberán estimular sus sentidos con sonidos, juguetes acordes a su edad, olores, otros animales y diferentes personas. Todo lo anterior, de manera gradual.

Séptima semana
Es la hora del destete. Los cachorros ya presentan un desarrollo dentario avanzado y casi completo. Por esta razón, la madre los amamantará menos y llegará un punto en el que ellos ya no necesitarán de la leche materna.

Tips básicos para el cuidado de los cachorros

- Revisión veterinaria frecuente desde antes del parto para detectar problemas de salud o malformaciones.
- Pesaje periódico para verificar la ganancia de peso.
- Proporcionarles un albergue cálido y seco, tanto a la madre como a las crías.
- Adecuada alimentación y acceso al agua.
- Permitir que el cachorro permanezca con la madre y con sus hermanos por lo menos hasta la séptima semana de vida.
- Propiciar la socialización de la cría con su entorno.

Por: Gabriel García T.
Médico veterinario

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.