Cuando un perrito presenta alguna condición de discapacidad, es importante ser consciente de que su tenencia implica una gran responsabilidad. Cuando un perrito presenta alguna condición de discapacidad, es importante ser consciente de que su tenencia implica una gran responsabilidad. Foto: 4Patas.com.co

Mascotas muy especiales

Al igual que los humanos, los perros también pueden verse afectados por varios tipos de discapacidades físicas. De acuerdo con el tipo de afección, se deben tener ciertos cuidados específicos pero, sobre todo, debes brindarles mucho afecto.

Ojos que no ven…
Cuando Aquiles llegó a la casa de Laura Almonacid aún era un cachorro. Hoy, este pequeño pinscher tiene dos años y es una mascota muy especial. Cada objeto de la casa en que habita debe estar siempre en el mismo lugar para evitar un tropezón. La razón: Aquiles es un perrito con discapacidad visual.

Su caso es uno entre miles de mascotas que, por diferentes circunstancias, han perdido la capacidad para ver o han nacido con esta condición. Como lo indica Audrey Calderón, médica veterinaria de la Universidad Nacional de Colombia y especialista en oftalmología del Royal Veterinary College de la Universidad de Londres, la mayoría de alteraciones visuales en los perros están directamente relacionadas con la genética.

“La pérdida de visión se puede detectar por la inhabilidad para seguir objetos como pelotas o juguetes; encontrar las galletas o golosinas a través del olfato; dificultad para bajar escaleras; falta de interés en el juego y aumento en el tiempo que el perro pasa dormido”, explica la especialista.

Entre los cuidados que se deben tener para mascotas como Aquiles están:

- Dar a los perritos un tour por la casa para que puedan aprender la ubicación de los muebles y no se deben cambiar de lugar.
- Poner un tapete en el sitio del agua y de la comida para que él lo encuentre con facilidad al pisar la textura diferente.
- Mantener cerrados los balcones o terrazas y cubrir con malla las barandas de las escaleras.
- Aromatizar las habitaciones con distintos olores y, especialmente, las esquinas o aristas con las que el perro se pueda tropezar.
- Comprar o elaborar juguetes que hagan ruido.
- Usar un cascabel en el tobillo para que él se guie y siga los pasos de su dueño.
- Al salir a la calle, llevarlo siempre con correa o pechera, e indicarle cuándo subir, bajar o detenerse.
- Hablarle mucho para darle seguridad.

Un mundo silencioso
Circunstancias como problemas congénitos, una infección o herida en el oído y la llegada de la vejez, pueden ocasionar hipoacusia o pérdida total de la audición en los perros. También algunas razas, como los dálmatas o los pastores collie, son propensas a desarrollar esta discapacidad.

Si notas que tu mascota no ubica con facilidad la procedencia de un sonido, no reacciona ante un ruido que despertaba su interés, ladea la cabeza o pierde el equilibrio, debes prestarle atención pues puede estar dejando de oír.

Por razones de su condición, los hábitos deben cambiar. La vista, el olfato y el tacto se convierten en grandes aliados para la convivencia con tu can. “A raíz de su discapacidad, los perros que no oyen están abstraídos en su mundo y tal situación puede llegar a alterarlos. Por esto, es importante estar siempre en su campo visual, para lograr una comunicación adecuada”, recomienda Mauricio Castellanos, M.V. de la Universidad Nacional y M.V.H. de la Fundación Instituto Colombiano de Homeopatía.

Un ladrido ausente
Que un perro no pueda ladrar o emitir sonidos es una discapacidad poco frecuente, pero posible. Las causas pueden ser de origen traumático por alguna situación que lo haya impactado sicológicamente; una herida en la garganta a raíz de algún accidente; una inflamación o porque simplemente nació con discapacidad auditiva (sordomudo).

Si tu mascota posee incapacidad para comunicarse de manera sonora, debes aprender a interpretar otras formas en las que él puede manifestar sus sentimientos o solicita tu atención. Por ejemplo:

- La expresión corporal y de mirada
- La posición de sus orejas
- Los movimientos de su cola
- El desorden que pueda dejar en casa

Cuando falta una extremidad
La causa más común para que un canino pierda alguna de sus extremidades es un trauma por automotor. Igualmente, puede ocurrir que la falta de un miembro se produzca antes del nacimiento debido a la administración de fármacos durante la gestación, la falta de desarrollo de núcleos de crecimiento de los huesos secundarios o irradiaciones.

Sergio Arias, M.V. de la Universidad de la Salle y especialista en cirugía general y ortopédica, explica que “una mascota con discapacidad se adapta mejor que un humano en la misma condición. Los caninos son cuadrúpedos y hacen adaptaciones prácticas en el movimiento, lo que hace que no haya mucha diferencia frente a un perro que sí tiene sus cuatro miembros”. Sin embargo, sí son necesarios algunos cuidados especiales:

- Debido a su poca estabilidad, es importante evitar los pisos resbaladizos, para prevenir caídas que puedan generar lesiones en los otros miembros.
- Subir y bajar escaleras con frecuencia es perjudicial, ya que se sobrecargan las otras extremidades y se transfiere el peso hacia la columna, afectándola a largo plazo.
- Si la mascota usa silla de ruedas para movilizarse, esta solo debe utilizarse en periodos cortos durante el día, ya que puede generar lesiones en la piel, la columna y las articulaciones.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.