Si eres un amo primerizo y tu perrita ha empezado a crecer, no te preocupes cuando aparezcan los primeros síntomas. En 4Patas te damos respuesta a las inquietudes que comúnmente surgen frente a este tema. Si eres un amo primerizo y tu perrita ha empezado a crecer, no te preocupes cuando aparezcan los primeros síntomas. En 4Patas te damos respuesta a las inquietudes que comúnmente surgen frente a este tema. Foto: 4Patas.com.co

El primer celo de tu mascota

Si eres un amo primerizo y tu perrita ha empezado a crecer, no te preocupes cuando aparezcan los primeros síntomas. En 4Patas te damos respuesta a las inquietudes que comúnmente surgen frente a este tema.

¿Cuándo llega el primer celo?
Normalmente, puede producirse a partir de los seis meses de edad en la mayoría de las razas, aunque en razas pequeñas o toy suele ser más temprano. A partir del sexto mes, es muy variable el tiempo que puede pasar hasta la aparición de los síntomas, pero lo más común es que suceda antes del primer año.

¿Cuáles son las principales señales?
• La más usual es un sangrado suave, que se produce por vía vaginal, acompañado por un enrojecimiento e hinchazón en la zona de la vulva. Este puede variar en intensidad durante el tiempo que dura el celo, entre 16 y 20 días, y se repite cada 6 meses, aproximadamente.

• También es posible identificar una leve inflamación de las glándulas mamarias posteriores, es decir, las que están más cerca de las patas traseras.

• Puede haber cambios en el comportamiento. Puede mostrarse más ansiosa, consentida, desear tener más contacto con su amo o, incluso, presentar una disminución del apetito.

¿Qué cuidados especiales debes tener con tu mascota?
• Lo principal es mantenerla apartada de perros machos que, atraídos por el olor, intentarán aparearse con ella.

• Recuerda que en el primero y segundo celo, el cuerpo de la hembra no está lo suficientemente desarrollado para lograr una adecuada gestación de las crías y de producirse, puede traer consecuencias negativas para su salud.

• Para evitar la exposición a este riesgo, disminuye el tiempo de los paseos fuera de casa, realízalos siempre con correa o cargándola en brazos y aumenta la vigilancia cuando hay otros animales cerca.

• Si el sangrado es incómodo para la familia, se recomienda mantenerla en un espacio de fácil limpieza, en el que pueda realizar sus actividades con tranquilidad.

• También es posible colocarle calzones o pañales diseñados especialmente para los días de celo, los cuales puedes adquirir en tiendas de mascotas. Sin embargo, estos pueden alterar la flora bacteriana y desencadenar una infección, por lo que debes estar muy atento y extremar las medidas de higiene.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.