Enfermedades sicológicas que puede sufrir un perro

Los perros pueden presentar enfermedades psicológicas. Conoce cuáles son

¿Pueden los perros sufrir de traumas emocionales, depresión o fobias?

Al día de hoy, es imposible asegurar que nuestros peludos pueden sufrir de enfermedades mentales tal y como nosotros los humanos. No se han encontrado muchos casos significativos de cambios en sus cerebro que puedan dar indicios de enfermedades psiquiátricas por causas biológicas y, teniendo en cuenta que no pueden comunicarse verbalmente, es imposible determinar a ciencia cierta el origen de algunos de sus comportamientos.

Lo que sí es cierto es que los perros pueden sufrir de trastornos emocionales, miedos o ansiedades provocadas por el ambiente en el que han crecido, o por sus mismos amos. Estas son algunas ‘patologías’ sicológicas perrunas, por decirlo así, a las que debes prestarles atención:

Fobias: los perros pueden temerle a muchas cosas, por ejemplo, a ruidos estruendosos como el de un trueno, a otros animales o una persona en particular. En ocasiones, este comportamiento ‘normal’ puede empezar a generar reacciones salidas de lo común que, generalmente, tienen su origen en experiencias traumáticas, maltratos físicos o abandono.

Ansiedad: una de las más comunes es la ansiedad por separación y ocurre cuando los perros permanecen alejados de sus amos por un largo periodo de tiempo. Los síntomas varían entre ladridos o gemidos excesivos, temblores, vómitos, taquicardia y el hecho de que hagan sus necesidades en los lugares inapropiados.

Depresión: aunque es imposible diagnosticar esta enfermedad de la misma manera que en los humanos, los perros pueden pasar por periodos que, por su comportamiento, podrían describirse como un cuadro depresivo. Duermen mucho, no demuestran ánimo para salir a pasear,  pierden interés por el alimento o, por el contrario, comen de más. Estos síntomas pueden estar relacionados con muchas enfermedades, pero si después de hacer exámenes y de descartar cualquier anomalía física, el problema continúa, podría tratarse de una situación emocional.

¿QUÉ HACER?

Actualmente, etólogos caninos están en la capacidad de analizar los comportamientos de tu perro y ayudarte a entender si se trata de un problema físico o emocional. Revisa cuánto tiempo pasas con tu mascota, qué tan seguido la sacas a pasear, cuánto ejercicio realiza al día, qué tantas energías quema, y qué tanto cariño le demuestras. Todos estos componentes, en su correcto equilibrio, pueden ayudarle a recuperarse y a superar una actitud temerosa o triste.

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.