Por zoonosis se entiende cualquier enfermedad o infección que es naturalmente transmisible por los animales vertebrados a los seres humanos y viceversa. Por zoonosis se entiende cualquier enfermedad o infección que es naturalmente transmisible por los animales vertebrados a los seres humanos y viceversa. Foto: 4Patas.com.co

Cuando tu mascota te puede enfermar

Aunque es poco frecuente, los perros y gatos pueden ser portadores de virus, bacterias y parásitos perjudiciales para nuestra salud. Para prevenir estas enfermedades, basta con conocerlas y respetar las normas de higiene básicas.

¿Qué son?
A este grupo de enfermedades se les conoce como zoonosis. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se trata de cualquier enfermedad o infección que es naturalmente transmisible por los animales vertebrados a los seres humanos y viceversa.

¿Cuáles son las más comunes?
Rabia:
es una infección que afecta el sistema nervioso central y cuyos efectos pueden llegar a ser mortales. Se transmite en la saliva de un animal portador, principalmente por mordeduras. La mejor forma de prevenirla es la vacuna antirrábica, que debe aplicarse anualmente a las mascotas.
 
Toxoplasmosis: es transmitida por los gatos y sus objetos. Se contagia a través del contacto con heces de gato infectadas, por lo que se recomienda una limpieza regular de la caja de arena. Es de alto riesgo para las mujeres embarazadas, pues de contraerla pueden provocarse abortos o malformaciones en el bebé.

Sarna: es producida por un ácaro que se aloja en la piel de los animales y los seres humanos. El principal síntoma en nuestra mascota es la picazón excesiva, acompañada por enrojecimiento y caída del pelaje.

Enfermedad por arañazo de gato: es una afección bacteriana que puede causar inflamación de ganglios, fiebre, dolor de cabeza y fatiga en el ser humano. Aunque la mayoría de los gatos no muestran síntomas, si la contraen pueden transmitirla por arañazos y mordeduras.

Tiña: es una infección causada por las esporas de un hongo, que genera problemas en la piel y el cuero cabelludo en perros y gatos. Se contagia al contacto con un animal portador o con sus artículos de limpieza como cepillos. En los humanos, los síntomas son áreas de piel inflamada y erupciones con escamas.

¿Son motivo de preocupación?
Como explica el médico y residente en Pediatría, Camilo Arévalo, “aunque se trata de un amplio grupo de afecciones, estas no representan un riesgo inminente para nosotros. Las enfermedades zoonóticas son poco comunes y basta con seguir las recomendaciones de los especialistas para evitar su contagio”.

¿Cómo prevenirlas?
- Ten una buena higiene. Lávate las manos después de jugar con tu mascota o manipular sus excrementos.
- Realiza una limpieza constante de los lugares donde realiza sus necesidades.
- Sigue estrictamente las instrucciones del veterinario en cuanto al plan de vacunación y desparasitación de tu mascota.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.