Eutanasia para mi mascota

Hacer la eutanasia de la mascota es un proceso difícil de asumir, pero la pregunta de muchos dueños es ¿Cuándo debo realizársela a mi perro o gato? Aquí te lo contamos.

Existen dentro de la veterinaria algunos requisitos que deben cumplirse para asegurarle calidad de vida a la mascota, estos son conocidos como las 5 libertades del Bienestar Animal. Cuando tu mascota no cumple con ellas, debes contemplar la eutanasia. Estas son:

  • Comer a voluntad
  • Tomar agua a voluntad
  • Debe ser libre para comportarse como es realmente. (poder expresar lo que siente y quiere).
  • No debe presentar síntomas de enfermedad o dolor (en caso de enfermedades incurables o dolores que ya no tengan tratamiento)
  • Debe sentirse cómodo (tener la seguridad y tranquilidad de estar en un sitio confortable)

“Por ética profesional realizo la Eutanasia cuando sé que ningún tratamiento mejorará la salud del perro o gato y sé que  nada disminuirá su dolor, de lo contrario jamás lo realizo, porque aunque muchos animales están en la tercera edad, uno como médico sabe cuándo el perro puede seguir viviendo con calidad de vida. Si la patología le genera angustia, dolor o depresión, hay que considerar realizar este proceso”.

Muchas veces el dueño no se da cuenta del esfuerzo que la mascota hacer por vivir, ya que los animales tienen un umbral del dolor alto y batallan para mantenerse en pie  por su dueño, más que por ellos mismos. "Ellos saben la tristeza que siente su amo por su enfermedad. Sin embargo, hay que concientizarse y ayudarlos a  salir de situaciones de dolor, la eutanasia es un acto que aunque doloroso para los dueños, se constituye como un acto de amor”, comenta Flórez.

¿En qué consiste este procedimiento?

“Lo que se hace realmente con la mascota es aplicarle una sobredosis de anestesia que le produce  un paro cardiorespiratorio, con el que no siente ningún dolor, según cuenta Flórez.

 Primero el perro es canalizado, luego se le ponen algunos fluídos, se hace la sedación y, por último se le pone la inyección con la cual fallece.  Este proceso demora alrededor de una hora, dependiendo del dueño. “Cuando él entra, pide tiempo para despedirse, pero si él decide no entrar, todo es más rápido y en media hora se lleva  acabo”, cuenta la veterinaria Flórez.

¿El dueño debe entrar al procedimiento?

Depende. Si es una persona fuerte, es muy recomendable que lo haga, pero si va a derrumbarse, no es bueno ni para la mascota ni para el dueño. El animal va a sentir la intranquilidad del amo y esto  muchas veces le genera angustia y entorpece el proceso.

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.