Garrapatas: todo lo que debes saber para prevenirlas

Si no sabes cómo detectar si tu perro tiene garrapatas, en 4 Patas te lo contamos.

Las garrapatas son artrópodos, de la misma familia que las arañas, con ocho patas, su cuerpo está dividido en una pequeña cabeza y un abdomen que puede llegar a ser muy voluminoso, después de que se han alimentado, pueden llegar a parasitar la piel y otras partes externas de sus huéspedes.

Las garrapatas parasitan gran cantidad de animales, entre ellos mamíferos domésticos como perros, gatos, vacas, caballos, aves, reptiles entre otros. El método de transmisión es por contacto directo, trepan sobre el huésped a partir de un animal parasitado, también de cosas como guacales, ropa, collares o de pasturas o vegetación que es donde se localizan sus formas larvarias y adultas.

Los climas ideales para la reproducción de estos ectoparásitos son los cálidos y húmedos, pero con el actual cambio climático y la gran adaptabilidad de ellas, se pueden encontrar en climas fríos como el de la sabana de Bogotá.

Las garrapatas tienen en su cabeza quelíceros, que son las piezas bucales con las que se fijan a su huésped, perforan su piel y succionan su sangre. Debido a este daño mecánico se produce inflamación local por la saliva de las garrapatas, también reacciones alérgicas, dolor debido al daño en este órgano y piodermas, que son infecciones producidas por bacterias que habitan normalmente en la piel como la Staphyloccocus.

Sí el número de garrapatas es alto y la parasitación es crónica, debido a la pérdida de sangre, podría haber anemia. Estos agentes infecciosos trasmiten varias enfermedades que pueden llegar a ser mortales para nuestras mascotas.

Los signos clínicos de esta enfermedad se producen después de 20 días de la infección, tu mascota puede presentar fiebre (temperatura mayor de 39.5 grados Celsius), falta de apetito, decaimiento, sumado a sangrado por la nariz, presentación de hemorragias en piel y mucosas las cuáles pueden ser puntiformes o de más de medio centímetro de diámetro. Se debe tener especial cuidado con las hemorragias ya que se puede presentar un fallo multiorgánico y llevar a la mascota a la muerte.

Es de vital importancia reconocer las garrapatas en nuestras mascotas e informarlo al médico veterinario al momento de la consulta, ya sea por alguno de los signos clínicos mencionados o en el examen clínico de control.

Para reconocer que las garrapatas están parasitando nuestra mascota, sólo es necesario una inspección minuciosa de la piel y del pelaje del animal, haciendo énfasis en orejas, pliegues y espacios interdigitales.  También es importante prestar atención a signos frecuentes de rascado que pueden ser confundidos con pulgas, pero el artrópodo se diferencia bien a simple vista; si son pequeñas van a ser difícil observarlas, pero si ya se han alimentado pueden tener un tamaño de 2 a 3 cm que podrían asemejarse a un “frijol”.

En lo posible, lo primero que se debe ante la sospecha o confirmación de que la mascota tiene garrapatas, es llevarlo al médico veterinario, para que le realice un examen clínico exhaustivo para buscar la o las garrapatas y para recopilar datos que nos den una aproximación del estado clínico del paciente y poder dar un diagnóstico. Se debe tener muy presente que entre más rápido se llegue al diagnóstico y se inicie el tratamiento, mejor es el pronóstico del paciente y su recuperación.

El tratamiento que se realiza depende de la condición en que llegue el paciente, pero fundamentalmente se prescriben productos antigarrapaticidas que son tóxicos para el ectoparásito y deben ser tratados con sumo cuidado, por eso algunos son de manejo intrahospitalario.  De ser necesario también se prescriben antibióticos específicos, analgésicos y antipiréticos.  En casos en los cuáles el paciente llegue con signos avanzados de Echrlichiosis una enfermedad canina, será necesario el manejo intrahospitalario y el pronóstico puede ser de reservado a malo.

Si por alguna razón, es imposible dirigirse al médico veterinario, lo que se puede hacer es eliminar manualmente estos ectoparásitos y desinfectar la zona con productos a base de clorhexina, algunos médicos sugieren el uso de cáscaras de cítricos como el limón o la naranja y frotar al paciente con ellas, al parecer los jugos cítricos hacen que estos parásitos suelten al animal y sea más fácil retirarlos.

Por ningún motivo, debes aplicar productos tóxicos comerciales que se usan para ambientes como camas, pisos muebles, etc., sobre los pacientes, puesto que muchas veces no están indicados para uso en animales.  Debido a estas prácticas, frecuentemente encontrarnos en consultas pacientes intoxicados por sus propios propietarios. Nunca lo hagas, siempre lleva a tu mascota al médico veterinario de confianza.

Por último, es importante recalcar que no todas las garrapatas van a transmitir enfermedades, primero deben haberse alimentado de un paciente infectado, pero al ser muy difícil de saberlo, siempre tomemos precauciones como: manejar productos comerciales de uso veterinario y recetado por el médico para el control de garrapatas sobre todo cuando viajan a sitios de clima cálido,  si están en zonas donde la población de garrapatas  es alta o se confirma la presencia de ellos en las mascotas, es necesario fumigar los ambientes

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.