La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica y es, sin duda alguna, una de las consultas más frecuentes en la clínica de pequeñas especies. La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica y es, sin duda alguna, una de las consultas más frecuentes en la clínica de pequeñas especies. Foto: 4Patas.com.co

Gastritis en perros

Existen diferencias anatómicas y fisiológicas entre el sistema digestivo canino y el humano. Estas se convierten en factores que predisponen al animal a padecer con mayor frecuencia patologías estomacales o intestinales.

Desde una primera perspectiva, el PH gástrico de los perros muestra mayor acidez y sus intestinos tienen menor capacidad de almacenamiento frente a lo que podemos encontrar en sus amos. Segundo, y no menos importante, el proceso de digestión es mucho más rápido en las mascotas, lo cual exige que les administremos dietas muy fáciles de digerir. Una alimentación inadecuada puede llevarlos a padecer vómito, diarrea o gastritis.

Esta última es una inflamación de la mucosa gástrica y es, sin duda alguna, una de las consultas más frecuentes en la clínica de pequeñas especies. Las causas de dicho padecimiento en los perros son estrés, ejercicio intenso luego de digerir los alimentos, consumo de sustancias tóxicas (detergentes, insecticidas, entre otros), consumo de medicamentos irritantes, alergias o intolerancia a ciertos nutrientes (como la lactosa), administración de alimentos inadecuados o en cantidades exageradas, infecciones bacterianas o virales, enfermedades parasitarias, y otras cuyo origen es indeterminado (no definido). Hay patologías más graves que también pueden predisponer a la gastritis como lo son los trastornos inmunes, metabólicos, endocrinos o de origen neoplásico (tumores).

Dentro de los signos que hacen evidente la existencia de un trastorno digestivo compatible con gastritis, es posible mencionar el vómito, la disminución en el apetito, el incremento en los eructos o flatos (pedos), la letargia, entre otros.

Esta enfermedad puede ser de aparición repentina –aguda– o de frecuente recurrencia –crónica–. En cualquier caso, el propietario del perro debe recurrir al médico veterinario quien, además de los hallazgos clínicos, podrá valerse de pruebas de sangre y ayudas diagnósticas complementarias. A través de una radiografía de abdomen, el profesional podrá descartar la presencia de cuerpos extraños.

El examen coprológico parasitario permitirá encontrar trastornos asociados al parasitismo intestinal o en glándulas anexas. En algunas ocasiones, se recomendará la realización de una gastroscopia; esta consiste en el uso de un endoscopio (tubo flexible con cámara y luz) para analizar las características de la integridad de la mucosa del esófago, estómago y primera porción del intestino, lo cual permite descartar la presencia de úlceras.
 
Enfermedades digestivas agudas
Son muchas las patologías que afectan a los perros, pero estas son las más frecuentes. Todas requieren de un apoyo profesional y el pronóstico de recuperación estará asociado a un tratamiento adecuado.

1. Trastornos asociados a la alimentación: por deglución de objetos o cuerpos extraños (animales con acceso a basuras), consumo exagerado de alimentos, administración de dietas inadecuadas, intolerancia a ciertos componentes de la dieta, o intoxicaciones.
2. Enfermedades de origen viral: moquillo (distemper canino), parvovirosis o hepatitis.
3. Enfermedades parasitarias.
4. Enfermedades bacterianas: Campylobacter, Salmonella, Escherichia coli y Shigella.

Preguntas de nuestros lectores

Mandy deja de comer por algunos días, el estómago le suena y a veces vomita (líquido, no comida). ¿Qué debo hacer?

Leidy Núñez. Mascota: Mandy. Bogotá.
La inapetencia y el vómito pueden tener diferentes causas. Es clave revisar, con la ayuda de un profesional, la dieta que se viene suministrando y el estado clínico del animal. Un alimento balanceado (lo que llamamos concentrado) debe ser indicado considerando variables como talla, edad y actividad física de la mascota. Ahora bien, existen alimentos medicados que pueden ser beneficiosos, pero deben estar precedidos por una adecuada evaluación profesional, considerando que su indicación estará asociada a un problema específico (si lo hay). Existen alimentos para trastornos renales, hepáticos, cardiacos, para afecciones en articulaciones, gastrointestinales, hipoalergénicos, hipocalóricos, entre otros.
 
¿Por qué los perros comen pasto? ¿Y qué contraindicaciones puede tener esto?
María Andrea García. Mascota: Cookie. Cali.
Son muchas las teorías que tratan de dar explicación al consumo de pasto o grama que realizan los perros. En primera instancia, algunos etólogos (especialistas en comportamiento) lo asocian con la necesidad de regurgitar o vomitar, como mecanismo de defensa frente a un trastorno en el sistema digestivo. Segundo, se dice que lo hacen para satisfacer algunas falencias nutricionales no aportadas por el alimento consumido. Otros profesionales, advierten que el animal lo consume porque le sabe bien. Independiente de la razón, la consulta puntual con el médico veterinario permitirá resolver el caso y evitar los trastornos asociados a esta práctica.
 
Si mi perro presenta un episodio de diarrea o vómito, ¿cuándo saber que es grave y debo llevarlo al médico veterinario?
Manuel Aragón. Mascota: Zipo. Cali.
El vómito y la diarrea pueden llevar a episodios severos de deshidratación o pérdida de minerales fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo en los perros. No es adecuado hablar de tiempo, pero sí es clave estar pendientes de signos y síntomas que indiquen deshidratación moderada o severa. Algunos de estos son la pérdida en la elasticidad de su piel, comportamiento letárgico, encías y lengua resecas, apatía, entre otros. En cualquier caso, es absolutamente indispensable llevarlo al médico veterinario lo antes posible.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.