Cambios en la consistencia, olor, color y cantidad de las deposiciones de tu mascota pueden ser señales de alerta de enfermedades en el sistema gastrointestinal. Cambios en la consistencia, olor, color y cantidad de las deposiciones de tu mascota pueden ser señales de alerta de enfermedades en el sistema gastrointestinal. Foto: 4Patas.com.co

ABC del popó

Siempre huelen mal, pero ¿cuándo debes preocuparte por las deposiciones de tu perro?

Señales de alarma

1. Consistencia:
•    Blanda, es difícil de recoger*.
•    Líquida*.
*Estos síntomas requieren atención médica urgente, pues el animal corre el riesgo de deshidratarse.

2. Cantidad: deben tenerse en cuenta todo tipo de variaciones que persistan durante más de dos o tres días.

3. Olor: si es más fuerte, puede ser señal de una alteración.

4. Color:
- Más claro
- Más oscuro
- Con presencia de sangre: si la sangre se mezcla con las heces y se presenta diarrea constante, puede tratarse de una afección en el intestino delgado. En el caso del intestino grueso, la sangre no se mezcla con la materia fecal.

5. Ausencia: si el perro asume la posición de defecar y no logra hacer una deposición, es probable que exista un trastorno alimenticio, algún tipo de obstrucción o inflamación del colón, o un proceso tumoral en el ano.

Análisis de muestras

1.
Cuando acudas a un centro médico, comenta qué tipo de problema presenta tu perro.

2.
La mayoría de resultados tardan menos de un día en obtenerse, a excepción de los coprocultivos, que son poco comunes y son utilizados en el caso de problemas gastrointestinales crónicos cuya razón de ser es difícil de determinar.

3. Lo más recomendable es que en la veterinaria se haga la recolección de muestras para evitar que estas se contaminen con elementos ambientales.

Técnicas de prevención
- Desparasitación (tres o cuatro veces al año). Lee más sobre parásitos intestinales en perros.
- Alimentación de buena calidad y sin variaciones en la dieta.
- Evita que tu mascota consuma proteínas propias de la alimentación humana.
- Suminístrale agua limpia.
- Cuando realicen salidas, mantente alerta para que no ingiera elementos que encuentre en la calle.

“Las principales causas de alteraciones en la materia fecal son problemas gastrointestinales primarios, relacionados con elementos ingeridos, parásitos o bacterias. También existen otras enfermedades secundarias que pueden llegar a generar cambios en la materia, como problemas renales y enfermedades hepáticas donde el principal órgano dañado es el riñón o el hígado, pero uno de los signos clínicos es el cambio en el aspecto de las deposiciones”, explica Felipe Pérez B., médico de la Clínica Veterinaria Dover.

Asesoría: Felipe Pérez B. Médico veterinario y coordinador del laboratorio de imagen de la Clínica Veterinaria Dover.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.