Lo hábitos saludables de alimentación de nuestras mascotas dependen de nosotros y de las elecciones que tomemos en torno a su salud alimentaria. Lo hábitos saludables de alimentación de nuestras mascotas dependen de nosotros y de las elecciones que tomemos en torno a su salud alimentaria. Foto: 4Patas.com.co

Reglas a la hora de la cena

Generar hábitos de alimentación saludables en nuestras mascotas requiere de disciplina. Está en nuestras manos tener mascotas educadas, sanas, felices y en óptimo estado de nutrición.

Uno de los errores más comunes que cometemos con nuestras mascotas a la hora de la comida es dejarles el alimento servido en el plato para que ellos libremente coman cuando deseen. Lo que muchos no sabemos es que con esta práctica promovemos que su sistema digestivo funcione durante todo el día (lo que no es recomendable para su salud) y exponemos el concentrado a la contaminación del aire y los insectos.

El momento de la alimentación requiere de disciplina, constancia y reglas claras, que en este caso incluyen establecer un estricto horario. Tu perro debe entender que la cena se sirve a cierta hora del día y no cuando él quiera. Aunque corregir a un perro adulto es difícil, los veterinarios dicen que basta con quitarles la comida máximo 30 minutos después de haberla servido durante cuatro días seguidos, para que ellos finalmente entiendan que la hora de comer es para comer.

Malas y buenas prácticas
Este, sin embargo, no es el único inconveniente que se presenta a la hora de la cena. Hay muchos perros que imploran, incluso con chillidos, cuando la mesa está servida. La culpa la tenemos nosotros mismos. Con solo una vez que cedamos y les compartamos de nuestros alimentos se acostumbrarán a pedir y a comer de nuestras manos.

Para evitar este tipo de situaciones es necesario tener en cuenta que la comida solo se les debe dar en el tazón. Aunque hay algunos tipos de alimentos que se administran directamente de la mano, como los snacks o galletas, deben utilizarse únicamente como premios o con fines de adiestramiento.

Lo segundo es darles solamente comida para perros. Si bien nuestras mascotas necesitan consumir una amplia variedad de nutrientes, los concentrados que se encuentran en el mercado están diseñados específicamente para suplir las necesidades alimenticias de cada tipo de mascota.

Trastornos alimenticios
El mas común es la obesidad. Se dice que un perro tiene exceso de peso cuando está por encima del 10 y 20% del peso óptimo, y es obeso cuando sobrepasa el 40%. Esta condición tiene muchas causas, pero en la mayoría de los casos es una mezcla entre sedentarismo y una dieta desbalanceada.

Un reporte de los doctores Marianne Diez y Patrick Nguyen del Colegio Europeo de Nutrición Veterinaria Comparada asegura que la obesidad por causas alimentarias está ligada a “aportes alimentarios que no tienen en cuenta las necesidades energéticas (el perro come todo lo que se le da), y lo suplementos en forma de golosinas o de complementos que nos son contabilizados entre los aportes energéticos diarios”. Así mismo el exceso de alimentos ricos en grasa y en carbohidratos fácilmente asimilables.

El otro caso es el de los perros que engullen, comen en exceso y de manera muy rápida. El efecto, por lo general, es el vómito. La recomendación es fraccionarles las cantidades de comida en raciones más pequeñas, y suministrárselas a lo largo del día. Hay quienes también recomiendan colocar una pelota de tenis o algún obstáculo de similar tamaño dentro del tazón que los obligue a comer más despacio.

¿Cuánto debe comer mi perro?
No existen tablas unificadas de alimento para perros, y la razón tiene que ver con que cada caso es distinto. Las porciones recomendadas, por lo general, se encuentran en el respaldo de los empaques de concentrado; pero al final el que tiene la última palabra es el veterinario. Sin embargo, hay teorías que estiman que un perro adulto debe comer alrededor del 2 o 3% de su peso corporal cada día, pero ésta es simplemente una ración orientativa.

Sobre cuántas veces debemos suministrarle alimento depende de la edad: entre más cachorro, con mayor frecuencia (en perros sanos). Lo recomendable es que entre los 2 a 3 meses de edad deben recibir cuatro raciones diarias; entre los 3 a 6 meses, tres raciones; y entre los 6 meses al año se disminuye a dos (mañana y noche) y se continúa así por el resto de sus vidas.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.