Hipotiroidismo, una enfermedad silenciosa

El hipotiroidismo es una enfermedad relativamente frecuente en perros. Los signos clínicos por lo general se desarrollan en animales adultos entre 1 y 6 años de edad y pueden presentarse en cualquier raza.

A grandes rasgos el hipotiroidismo indica que la glándula tiroides no está funcionando bien, de manera que hay una deficiente producción y liberación de hormonas tiroideas, lo cuál va a generar una gran cantidad de síntomas en los animales.

La presentación de esta enfermedad es muy variable y puede afectar distintas partes del cuerpo, adicionalmente no todos los perros van a tener los mismos síntomas. Sin embargo, algunos de estos podrás dentificarlos para contárselos a tu veterinario y que sea él quien decida si vale la pena o no descatar esta alteración hormonal.

Si tu animal tiende a ser “perezoso” o poco activo, duerme mucho, no tolera el ejercicio, es débil y tiende a ganar peso a pesar de comer poco o la cantidad normal de concentrado, podría ser un candidato para realizar exámenes de sangre y evaluar la glándula tiroides.

Si sumado a lo anterior tu mascota tiene problemas de piel u otitis recurrentes a los cuales se les ha realizado varios exámenes y tratamientos y nada parece curarlo del todo, el pelo es hirsuto o en mal estado, seco, sin brillo, áspero, tiene caspa o descamación, le crece el pelo muy lento, se le cae fácil, tiene alopecia, piel oscura o negra en algunas zonas del cuerpo, su perro podría tener hipotiroidismo. Vale la pena recalcar que los síntomas anteriormente nombrados no son exclusivos de esta enfermedad, pero son síntomas que pueden ayudar al médico veterinario.

El diagnóstico del hipotiroidismo normalmente se realiza por medio de exámenes de sangre. El tratamiento es relativamente sencillo, suministrando la hormona diariamente y el pronóstico es bueno en la mayoría de los casos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.