La contaminación ambiental enferma a las mascotas La contaminación ambiental enferma a las mascotas Foto: 123RF

Smog: una amenaza para nuestras mascotas

La contaminación ambiental también afecta a tu animal de compañía. Bronquitis, alergias y a hasta cáncer son algunas consecuencias.

Los perros y los gatos tienen un sistema respiratorio muy similar al de los humanos, lo que los hace igual, o tal vez, más vulnerables a los efectos de la contaminación y el humo del cigarrillo que sus amos.

Según Helberth Acevedo, médico veterinario, para los canes es más difícil mantener los pulmones libres de polución. “Su cercanía al suelo, a la hora de caminar, hace que almacenen más contaminación en sus vías respiratorias”, afirmó.

El smog también produce una disminución en las defensas en los animales. Esto los hace más propensos a los efectos de microorganismos patógenos, como bacterias y virus. El médico veterinario español, Alberto Montoya, especialista en enfermedades respiratorias, manifestó que “en las ciudades más contaminadas las mascotas presentan graves problemas respiratorios como bronconeumonía y rinotraqueitis”.

Las razas denominadas branquicéfalos, es decir, las que tienen la cavidad nasal más corta presentan mayor riesgo de adquirir alguna de estas afecciones. Entre estas están el bóxer, pug, pekinés, bulldog, y en los felinos, el gato persa.

Los síntomas
Si tu peludo tiene irritación en los ojos, decaimiento, aumento de la temperatura, tos seca, mucosidad, dificultad para respirar, dolor muscular, falta de apetito o vómito. Y, si se trata de un gatico, y presenta secreción nasal y ocular, estornudos, falta de fuerza y apetito pon mucha atención, pueden ser señales de que algo en el ambiente los está afectando.

Así mismo, si sabes que tu ciudad tiene problemas de contaminación, esta alerta ambiental también es para tu compañero cuadrúpedo.

Otros contaminantes
La atmósfera degradada y sucia es tal vez una de las amenazas más recurrentes para tu mascota. Pero, no la única. El ruido es otro factor que genera estrés. Según Acevedo, los perros pueden percibir longitudes de onda que las personas no oímos, lo que les genera malestar a nivel emocional.

Por otro lado, el humo del cigarrillo puede causar en perros y gatos rinitis aguda e inflamación en las vías respiratorias, generando moquillo permanente y estornudos. Además aumenta el riesgo de sufrir cáncer de pulmón y de nariz en un 60 por ciento.

La probabilidad en los felinos de desarrollar linfomas o cáncer oral es más alta. El lamerse la piel constantemente incrementa su vulnerabilidad, puesto que sobre su pelo se acumulan las sustancias cancerígenas que vienen del humo del tabaco.

No conviertas a tu mascota en un fumador pasivo. Recuerda que es tu deber brindarle un ambiente sano. Para liberarlo de la polución, puedas tratar de llevarlo con frecuencia a fincas o lugares cerca de la ciudad donde respire por unas horas aire limpio y fresco.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.