En la variedad...

Si tu perro pudiera hablar, qué respondería a la pregunta: ¿te gusta comer lo mismo todos los días? Aquí te contamos qué es lo más recomendable a la hora de variar su dieta.

Uno de los mitos que más se escucha entre dueños de mascotas se refiere al cambio de dieta en los animales de compañía. Existen dos posiciones distintas: la primera dice que es beneficioso e incluso necesario; la segunda, que no se requiere, pues los perros se acostumbran a un solo tipo de alimento y este es el que prefieren durante toda su vida.

Para dar solución a este dilema, es importante recordar primero que todos los animales (domésticos o no) adquieren los nutrientes que necesitan para vivir de diferentes fuentes, y que el déficit o exceso de los mismos se manifiesta de distintas formas, por ejemplo a través de enfermedades. En otras palabras, la dieta de cada mascota debe proporcionarle los elementos indispensables para realizar adecuadamente sus procesos vitales.

Los alimentos concentrados para perros están nutricionalmente diseñados para cubrir todas las necesidades de las mascotas. Los hay de todo tipo: para cachorros o para adultos; para razas pequeñas, medianas o grandes; para animales activos o sedentarios; para animales de campo o citadinos; de diferentes sabores y en múltiples presentaciones, etc. Lo ideal es que conozcas bien el tipo de mascota que tienes, para así ofrecerle un concentrado lo más cercano posible a sus requerimientos.

En ese orden de ideas, lo más recomendable es que le cambies el tipo de concentrado según la etapa de su vida (cachorro, adulto o adulto mayor). Esto ayudará a que tu mascota siempre se nutra según los requerimientos de su edad. Ahora bien, muchos amos se preguntan si está bien cambiarles la dieta de vez en cuando para ofrecerles nuevos sabores y texturas. Esto es lo que debes saber:

Cuando se cansan del concentrado…

Es muy fácil que te des cuenta si esto está sucediendo, pues tu perro no solo pierde el interés por el alimento, sino que no se come la ración completa, juega con ella, empieza a ‘velar’ alrededor de tu mesa e incluso busca sobras en el parque o en la calle durante sus paseos. Es ahí cuando puedes notar que algo no está bien.

Si tuvieras que comer lo mismo todos los días, probablemente te cansarías de los sabores de siempre, te aburrirías de tu alimento y empezarías a buscar nuevas opciones. Lo mismo le puede suceder a tu perro; sin embargo, para él, a diferencia tuya, no es tan fácil innovar.

Antes de pensar en cambiar de marca de concentrado o en probar dietas alternativas que podrían resentir su sistema digestivo, intenta ayudarle a recobrar el interés por su alimento a través de las siguientes estrategias:

  • Salsas: Se pueden encontrar con sabor a carne o pollo en tiendas veterinarias y en algunos almacenes de cadena. Mézclalas con el alimento sólido para cambiar el sabor y la textura del concentrado.
  • Alimentos húmedos: Existen mezclas de carnes (res, cordero, pollo o pescado) con salsas, y puedes encontrarlas en latas o en sobres listos para dárselos a tu perro. Incluso, existen productos especializados de acuerdo a las condiciones fisiológicas de cada animal. Si revuelves el alimento sólido con el húmedo, ten en cuenta que deberás reducir la ración para no suministrarle más comida de la recomendable.
  • Salsas caseras: Puedes elaborar una deliciosa salsa para que tu perro recobre el interés en su comida. Utiliza ingredientes naturales, no emplees mucha sal o grasas, y ten en cuenta qué alimentos puede comer tu mascota y cuáles definitivamente no. Nunca uses condimentos.
  • Yogur natural: Este, aparte de ser atractivo para los perros, contiene elementos que pueden ayudar a mejorar su digestión. Mezcla una cucharada de yogur natural sin sabor con el concentrado.
  • Agua caliente: Mezcla un poco de agua tibia o caliente con el concentrado. Esto hará que aumenten los olores de la comida y que la textura cambie.
  • Sobras: Aunque no es lo más ideal, puedes estimular su apetito con pequeñas porciones de arroz, carnes o caldos.

¡Es hora de cambiar!

Si ya intentaste llamar la atención de tu perro con las mezclas mencionadas anteriormente y el resultado no fue positivo, considera cambiar la marca de concentrado que le brindas, no sin antes acudir al médico veterinario para recibir su asesoría y descartar posibles enfermedades que estén haciendo que tu perro pierda el apetito.

Una vez descartadas las patologías, puedes proceder a cambiar la marca de concentrado. Lo ideal es que sea un alimento de igual o superior calidad al que le estabas brindando, para evitar enfermedades deficitarias.

El cambio de un concentrado a otro no debe realizarse con frecuencia ni de forma brusca, ya que los perros pueden presentar problemas digestivos como vómito, diarrea, gastritis o gastroenteritis. Para evitarlos, hazlo de forma gradual, así:

Día 1 y 2

75 % de comida antigua y 25 % de la nueva.

Día 3 y 4

Una mezcla proporcional, 50 % y 50 %.

Día 5 y 6

25 % de comida antigua y 75 % de la nueva.

Día 7

100 % de comida nueva.

Por Gabriel García, Médico Veterinario especialista en nutrición animal. Contacto: gabo-garcia@hotmail.com

Te recomendamos leer más sobre los cuidados que debes tener al momento de adoptar un perro que ha vivido en la calle.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.