¿Mascotas sedientas?

Una de las principales preocupaciones de todos los amos tiene que ver con la alimentación de sus mascotas; sin embargo, pocos conocen la importancia de una adecuada hidratación.

Es común encontrar recomendaciones acerca del consumo de agua en los seres humanos; pero, muy pocas veces se dan a conocer los requerimientos de líquido vital que tienen las mascotas. Al igual que tú, tu perro necesita tomar mucha agua, ya que este es un elemento fundamental para mantenerlo sano.

¿Por qué es tan importante?

Aproximadamente, 60% del organismo de tu perro está compuesto de agua. Si se trata de un cachorro, este puede elevarse hasta un 80%. Dicho líquido participa de la mayoría de reacciones bioquímicas que son necesarias para mantener los diferentes sistemas del cuerpo en óptimas condiciones.

¿Mucha o poca agua?

Poner a disposición mucha agua puede generar desequilibrios de minerales y electrolitos, hinchazón abdominal, aumento de las micciones y una baja de sodio; esto se conoce como toxicidad por agua. Por el contrario, suministrar poca agua puede conducir a deshidratación, cálculos renales, fallas orgánicas e incluso la muerte. La recomendación es ofrecerle a tu perro una cantidad adecuada y que él mismo disponga de ella cuando sienta la necesidad de hacerlo.

Y entonces: ¿cuánta agua debes darle?

La cantidad de agua puede depender de diferentes aspectos, como el tamaño y peso del perro, el tipo de alimentación, el metabolismo, el estado de salud, la actividad física que realice, el clima en donde esté el animal, entre otros. Normalmente, un perro doméstico sano, con una actividad física moderada (caminatas no mayores a veinte minutos) y alimentado con concentrado seco, debe beber 2.5 litros más de lo que consume en alimento; es decir, si le das a tu perro 200 gramos de alimento deberás suministrarle 500 mililitros (2 tazas) de agua.

La cantidad de agua debe ser mayor si tu mascota realiza actividad física elevada (paseos diarios superiores a 30 minutos, agility o correr grandes distancias, etc.), si se encuentra en climas cálidos o si está deshidratado, enfermo o con medicamentos. En caso de que alimentes a tu mascota con dietas húmedas (comida enlatada) o semihúmedas, la cantidad de agua debe ser menor, ya que éstas contienen una cantidad de líquido importante.

¿Cómo saber si tu perro tiene sed?

Tu compañero no puede expresar con palabras en qué momento se encuentra sediento, razón por la cual debes aprender a identificar las señales que indican que tienes que hidratarlo:

  • Piel: pierde su elasticidad y al realizarle un pellizco leve, tarda en volver a su estado normal.
  • Nariz: completamente seca y cuarteada.
  • Encías: secas y gruesas.

¿Qué condiciones debe tener el agua?

El agua debe estar fresca y limpia, por eso es necesario cambiarla con regularidad (si se encuentra sucia, tu perro consumirá menos cantidad de la necesaria). Es importante que esté a temperatura ambiente (ni caliente, ni fría).

¿Cuál es el recipiente ideal para darle agua?

El tamaño del recipiente varía de acuerdo a la cantidad que deba consumir tu perro al día, todo ello para suministrar agua fresca, en buena cantidad y que esté disponible cuando él lo necesite. En el mercado puedes encontrar una gran variedad de recipientes de diferentes materiales, colores y tamaños. Los más recomendados son los de acero inoxidable que resisten la corrosión, son de buena calidad, fáciles de limpiar y transportar, y mantienen el agua limpia y libre de sustancias tóxicas.

Tener en cuenta...

No olvides que si tienes cualquier duda puntual, lo más recomendable es acudir a tu médico veterinario de confianza para que te ayude a resolver qué es lo mejor para tu mascota.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.