¿Por qué se le cae el pelo?

Es una de las preguntas más comunes entre los dueños de mascotas. Las causas derivan de varios factores entre ellos el estrés, una mala alimentación, algunas alergias, los cambios hormonales e incluso la falta de luz solar.

“Hay pelo por todas partes”, es lo que se le oye decir a quienes tienen un perro en casa. Lo primero que hay que tener en cuenta es que los caninos mudan al menos dos veces al año, y que esta no necesariamente es una enfermedad que necesite de tratamiento. Claro está que si tu perro se rasca de manera compulsiva, se lame más de lo normal, ocasionándose lesiones en la piel, o comienza a presentar parches sin cabello o zonas rojas, ¡es hora de ir al veterinario!

Las causas de la caída del pelo en los perros son muy diversas y pueden estar relacionadas con enfermedades, una mala alimentación, el estado de ánimo del animal o factores externos. Una de las más comunes es la sarna, que es causada por un ácaro, y genera pérdida del pelo generalizada. De no ser controlada a tiempo, puede expandirse por todo el cuerpo. Contrario a lo que se cree, esta enfermedad no solo se presenta en los perros de la calle: cualquiera puede contraerla.
La alopecia también se le atribuye comúnmente a los hongos. Estos afectan con mayor intensidad a nuestras mascotas en temporadas lluviosas y en climas húmedos. Otras de las causas están relacionadas con el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y tiroides, y los cambios hormonales repentinos.

En ocasiones, son los propios perros los que se originan las lesiones en la piel. Por ejemplo, cuando se rascan y lamen en un mismo lugar de manera compulsiva. Uno de los casos más complicados se da cuando la pérdida de pelo es ocasionada por estrés, ya que la única manera de tratar la enfermedad es identificando la causa del nerviosismo del animal.

Los tratamientos son diversos, dependiendo de la causa. Y pueden incluir baños medicados y suplementos nutricionales. Lo importante es detectarlo a tiempo y acudir al veterinario.

A tener en cuenta
•    Lleva tu perro al veterinario si ves que se rasca de manera compulsiva o se lame más de lo normal, ocasionándose lesiones en la piel.
•    Recuerda que es importante utilizar productos específicos para perros en la hora del baño. Los champús inadecuados pueden causarles alergias y reacciones en la piel.
•    Una alimentación balanceada ayuda a mantener el pelo de tu perro sana y fuerte.
•    Ten en cuenta que los perros mudan de pelo dos veces al año.
•    Pregúntale a tu veterinario qué vitaminas o suplementos alimenticios puedes darle a tu mascota para mejorar su pelo.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.