¡Mi perro se marea!

Si un pequeño viaje en carro es toda una experiencia para tu mascota pues jadea, se pone ansiosa y hasta vomita, te contamos lo que puedes hacer.

Si un pequeño viaje en carro es toda una experiencia para tu mascota pues jadea, se pone ansiosa y hasta vomita, te contamos lo que puedes hacer.

Uno de cada tres perros sufre de mareos provocados por el movimiento de un paseo en carro, de un viaje en avión o de un columpio. Y así como en los seres humanos, algunos de los síntomas de este terrible malestar en nuestros peludos son el exceso de saliva, jadeos, inquietud, temblor, náuseas y finalmente, vomito.

Las causas son variadas. Van desde un desequilibrio interno en el organismo del perro, hasta la falta de experiencia o de costumbre a la actividad que le produce el mareo. Por esta razón es importante que tomes todas las precauciones posibles y que le suministres la tranquilidad necesaria antes, durante y después del viaje.

Antes del viaje

Reduce tu propia ansiedad para que tu perro no se sienta contagiado por ella. No permitas que relacione ‘paseo en carro’ con estar dentro de un guacal o en condiciones incómodas. Hazle ver que salen para divertirse y lleva sus juguetes para que pueda asociar el viaje con juego. Muy importante: dale un paseo previo por el parque para que haga todas sus necesidades y gaste energía.

Durante el viaje

Cuando subas a tu perro, asegúrate de que el carro esté fresco, pues un ambiente caliente podría provocarle malestar más fácilmente. Durante el recorrido, mantén las ventanas abiertas y evita olores fuertes dentro del auto que pudieran descompensarlo aún más.  Si es posible, haz una que otra parada en el camino para que descanse y libere el estrés.

Pregunta a tu veterinario de confianza por el producto médico que más le convenga a tu perro. Existen medicamentos que pueden ayudarle a descansar o a dormir durante el viaje, para evitarle la ansiedad que esté pueda producirle.

Después del viaje

Al llegar al destino, asegúrate de que se sienta atendido y querido. Si lo ignoras o lo dejas solo, relacionará los viajes en carro con rechazo o aburrimiento. Regálale un snack, acarícialo y hazle sentir como en su propia casa.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.