Los problemas de micción son causa frecuente de consulta al veterinario. Es muy importante identificar si se pesentan por razones comportamentales, o si, por el contrario, se trata de una anomalía en las vías urinarias. Los problemas de micción son causa frecuente de consulta al veterinario. Es muy importante identificar si se pesentan por razones comportamentales, o si, por el contrario, se trata de una anomalía en las vías urinarias. Foto: 4Patas.com.co

Micción por… ¿sumisión o emoción?

Si estás cansado de limpiar orines cada vez que alguien interactúa con tu peludo debes revisar si eres, en parte, responsable del problema.

Aunque existen dos diagnósticos, su tratamiento es similar. El primero es micción por sumisión, por lo general lo desencadena el acercamiento de estímulos asociados con miedo y/o el acercamiento con los seres humanos. En este caso, el cuerpo de nuestro peludo da muestras claras de miedo: orejas hacia abajo, cola entre las patas, encorvamiento de la espalda y ojos de media luna (mostrar parte blanca de los ojos). También, puede estar dando señales de estrés como bostezos, lamidas de labios, evitar contacto visual o levantar una de las patas.

El otro diagnóstico es micción por excitación, el cual es menos común. En este caso se aprecian señales claras de felicidad: ladridos, movimiento fuertes de la cola, saltos y movimientos rápidos y repentinos de todo el cuerpo.

Aunque todos los perros son susceptibles de manifestar ambos problemas de comportamiento en alguna etapa de su vida, esta conducta suele ser más propensa en cachorros y hembras jóvenes de cualquier raza. Debes tener en cuenta que, en ninguno de los dos extremos, los regaños tienen efecto, pues al ser involuntario tu perro no puede llegar a realizar ninguna asociación.

Lo primero es descartar causas médicas, por lo que es fundamental una visita al veterinario. Si definitivamente la raíz del problema es estrictamente comportamental, vamos a encontrar entre las causas perros poco socializados, que permanecen mucho tiempo en casa y a los cuales los propietarios consienten demasiado. Es decir, cada vez que interactuamos con nuestro peludo le estamos enseñando la forma adecuada de relacionarse con nosotros y nuestros invitados, por lo tanto debemos, como primera medida de tratamiento, enseñarle que si quiere algo, solo se le dará cuando esté totalmente tranquilo. Para esto, lo ignoraremos si está muy ansioso, esperaremos a que se calme y, tan pronto esté en un estado de reposo, le daremos lo que quiere.

Esto se puede repetir en diferentes situaciones como lo son el momento de llegada al hogar, la hora de poner la correa, al salir de la casa o al acariciarlo. Si con esto no mejora, podemos probar pedirle un comando simple, como el sentado, para después interactuar con él. Además, hay que mejorar las rutinas de salidas, promover la socialización y, en casos más severos, usar medicación. Debemos evitar esterilizar a nuestro peludo hasta que el problema no sea resuelto.

Signos de Enfermedad Urinaria en caninos
Una cosa es el problema de comportamiento y otra muy distinta, es una anomalía en las vías urinarias. A continuación algunos síntomas a los que debes prestarle atención. En caso de que tu mascota manifieste uno o todos, acude al médico veterinario.

- Micción en pequeñas cantidades.
- Micción con mayor frecuencia.
- Dificultad al orinar.
- Señales de dolor al orinar.
- Micción en lugares no habituales.
- Lamido frecuente de genitales.
- Coloración rosada de la orina.
- Inapetencia.

Preguntas de nuestros lectores

Me voy de viaje por un largo tiempo y mi perrito –un Shih Tzu– es muy apegado a mí. Cuando no llego se queda dormido en la puerta, esperándome. Quisiera hacer lo posible para que esta despedida no sea traumática y se adapte rápido a mi ausencia. ¿Cómo puedo hacerlo?
Sara Duque, Mascota: Coco. Medellín.
Si ya has decidido con quién se va a quedar Coco, debes procurar ante todo que la relación entre ellos se fortalezca; para esto, pueden generar buenas rutinas de paseos entre los tres, juegos, adiestramiento y otras actividades similares de esparcimiento. Todo cambio en el entorno va a resultar estresante para cualquier perro. Eso es un hecho. Pero si Coco está familiarizado con la persona con quien lo vas a dejar, seguro le va a ser más fácil enfrentar tu ausencia. Ya verás que cuando vuelvas, estará bien y muy contento de poder manifestar todo el amor que siempre ha sentido por ti.

Mi perra, una pastor ganadera australiana, es muy gruñona y se le eriza el pelo del lomo cuando ve que las personas y los perros se le acercan. Me gustaría conocer sobre el comportamiento de esta raza.
Claudia Elena Durango Vanegas. Mascota: Sasha. Medellín.
Más que del comportamiento y la salud de la raza, es importante que busques asesoría específica para Sasha. Que a ella se le erice el pelo y gruña cuando se le acercan son señales de incomodidad que pueden estar motivadas por algo. Si esto es lo que ocurre, debes aprender más sobre comunicación canina, mejorar el control sobre ella mediante sesiones de adiestramiento y, de ser posible, crear ejercicios de socialización en situaciones controladas. Recuerda que del miedo a la agresividad solo hay un paso.

Por lo general, mi perrita Leela es juguetona y siempre que está en el parque busca perros para jugar. El problema es que cuando ve a uno más grande que ella, se les abalanza agresivamente sin pensarlo. Esto sucede desde que la mordieron. Me preocupa que en algún momento pueda salir herida, ¿qué puedo hacer para corregir este comportamiento?
Javier Brausin. Mascota: Leela. Bogotá.
Los traumas tienden a causar mucho miedo y excitación en las situaciones que el cerebro considera parecidas. Para trabajar a Leela, primero mejora tu control sobre ella con adiestramiento. Por otro lado, el hecho de que se abalance sin previo aviso se cataloga como ‘impulsividad’ y esto, junto al trauma, son indicadores de que para poder trabajarla, es muy probable que se necesite de medicación. Una vez consultes a un experto en el tema, deben diseñar ejercicios mediante los cuales puedan presentarle perros de razas grandes de manera controlada. A manera de prevención te recomiendo usar un bozal de canasta; recuerda que si Leela muerde a alguien debes correr con todos los gastos hospitalarios e inmediatamente será considerada una perra potencialmente peligrosa.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.