Remedios caseros ¿para perros?

Tal como ocurre con los seres humanos, la automedicación es una práctica errónea y recurrente que, en algunos casos, también es aplicada a las mascotas por parte de sus amos.

Si no se trata de una urgencia de mayor nivel, algunos amos creen que pueden manejar diferentes tipos de sintomatología que presente su mascota, recurriendo a los tradicionales remedios caseros o suministrando analgésicos comunes, diseñados para humanos, no para animales.

Pablo Enrique Acosta, especialista veterinario y director de la clínica veterinaria Salud Animal, asegura que muchas intoxicaciones graves suelen suceder por la administración de medicamentos comunes para el dolor, entre estos, el acetaminofén, la aspirina, el naproxeno o el ibuprofeno y otros para las infecciones como los antibióticos.

De acuerdo con el especialista, es importante saber que el hígado de los animales carece de una enzima que no permite que su cuerpo metabolice algunos tipos de fármacos, situación que puede provocar desde una gastritis, hasta serios problemas renales.

Otro de los graves inconvenientes de automedicar a las mascotas, según Acosta, es que esta práctica puede ocultar la real dimensión de la afección, lo que puede agravar drásticamente la urgencia. “Este es el caso de los antidiarreicos que logran solucionar el problema de manera temporal, enmascarando una infección que pude ser bastante delicada”, asegura el especialista.

En los casos de deshidratación, los especialistas recomiendan suministrar suero oral, solo mientras el animal es llevado a la clínica. Pero además del uso de medicamentos tradicionales, algunos amos recurren a remedios caseros y naturales por considerarlos inofensivos para la salud del animal. Productos como ajo, cebolla, uva, limón y el aloe, entre otros, que en los humanos pueden aliviar algunas dolencias o malestares, en las mascotas pueden ser altamente nocivos, incluso tóxicos.

La sabiduría tradicional señala que el ajo crudo puede ser utilizado como antibiótico, especialmente para tratar los parásitos en los animales. Sin embargo, organizaciones como la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales, Aspca, asegura que este producto, en grandes cantidades, puede causar irritación gastrointestinal y podría generar daños en las células rojas de la sangre.

Si bien se dice que el limón y las uvas pueden prevenir infecciones y procesos virales, los veterinarios señalan que el ácido del cítrico puede generar o agravar una gastritis en el animal.
En el caso de la uva, la Aspca advierte que esta fruta puede provocar insuficiencia renal, que puede ser aún más grave en animales que ya tienen otros problemas de salud.

Sucede igual con el aloe que se cree es bueno para disminuir las alergias y los dolores articulares, así como para mejorar algunos problemas de apetito y metabolismo. Pues en la práctica, los especialistas no recomiendan utilizar este producto natural, especialmente en perros y gatos, debido a que puede ocasionarles vómito, diarrea, depresión y espasmos, entre otras afecciones.

Aunque muy respetuoso de la medicina natural y alternativa para animales, el doctor Acosta señala que los tratamientos que carecen de solidez científica no son recomendados por la mayoría de especialistas.

Consejo del experto
Frente a cualquier dolencia o enfermedad de la mascota, en especial si compromete la vida del animal, los expertos recomiendan llevarlo de inmediato a la clínica de confianza.

En los casos que se presenten caídas, mordeduras o accidentes de tránsito, los especialistas señalan que lo único recomendable para hacer en casa es intentar limpiar las raspaduras o heridas con agua, jabón o desinfectante, como medida de urgencia para evitar una infección grave. “La idea es intentar estabilizarlo para conducirlo de inmediato al centro veterinario para que sea examinado por el médico especialista en la materia”, señala Carlos Avellaneda, veterinario de la clínica Animals´Home.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.