Cómo cuidar cada parte del cuerpo de tu perro

La buena higiene y el seguimiento constante de la salud de tu mascota son, sin duda, los primeros pasos para evitar complicaciones. Aprende a identificar los signos de alarma que se pueden presentar en cada una de sus partes del cuerpo y acude al veterinario siempre que lo consideres necesario.

BOCA

El cepillado, mínimo una vez a la semana, puede evitar enfermedades cardíacas, renales o hepáticas. Después de los dos años, el sarro dental se acumula y puede ocasionar molestias y hasta una enfermedad periodontal. Con ayuda de un cepillo en forma de dedal, puedes usar diferentes productos naturales a base de caléndula o antisépticos para hacer las limpiezas en casa. Si tu perro es de carácter fuerte, puedes optar por una profilaxis bajo anestesia general y realizársela anualmente.

Señales de alarma: falta de apetito, dificultad para masticar, mal aliento, salivación excesiva, frotarse la boca contra superficies.

TIP: el concentrado cumple una función adicional, ya que al morder las pepitas, estas ayudan a arrasar el sarro de los dientes.

NARIZ

Las razas braquicéfalas, como el bulldog o el boston terrier, suelen tener la nariz muy reseca. Esto les puede generar hiperqueratosis, un engrosamiento de la piel que forma carnosidades. La sequedad no está necesariamente relacionada con la temperatura del animal, pero para hidratar la nariz puedes usar vaselina, que no genera ninguna contraindicación. También es necesario limpiar frecuentemente los pliegues de la cara con antisépticos que contengan Clorhexidina.

Señales de alarma: inflamaciones, sangrados, callosidades, descamaciones, agrietamientos o decoloración.

OJOS

Las razas chatas con ojitos más salidos, como los pug o los shih tzu, suelen ser muy susceptibles al sol, al polvo y hasta al pasto. En estos casos es recomendable aplicarles lágrimas artificiales por lo menos una vez al día. En los poodle o los bichón maltés es frecuente el lagrimeo constante, por eso es recomendable limpiarles las zonas aledañas a los ojos con productos que les eviten las epíforas (rayitas negras que se forman a los lados). Los bull terrier, que no tienen mucha protección alrededor de sus ojos, también tienden a tener problemas oculares. En el mercado existen soluciones oftálmicas que les ayudan para la humectación ocular. Un rascado leve y una conjuntivitis deben ser tratadas a tiempo; de lo contrario, pueden terminar en una úlcera corneal.

Señales de alarma: rascado, enrojecimiento, tropiezos nocturnos, lagrimeo, sequedad, cambios de color.

OREJAS

La limpieza del conducto auditivo externo se debe realizar frecuentemente, sin remover todo el cerumen, pues este es un medio de protección para el oído. Cuando se trata de razas de pelo largo, lo ideal es quitarles los pelitos que tienen en esta zona para que no haya acumulación de cera y evitar infecciones. La limpieza la puede realizar el amo directamente, aplicando un producto a base de Clorhexidina, haciendo un masaje y volteándole la carita al peludo para que él mismo elimine el exceso de cerumen. Luego, con un copito, puede remover todo lo que haya quedado en la superficie.

Señales de alarma: enrojecimiento, rascado, roces contra las paredes o el piso. Caminar insistentemente en círculo hacia un lado puede significar una otitis, infecciones en el oído interno y afecciones del sistema que regula el equilibrio.

EXTREMIDADES ANTERIORES Y POSTERIORES

El corte de uñas debe ser periódico y constante, por lo menos una vez al mes. Es recomendable limpiar entre los dedos con antisépticos y, cada vez que regresen del parque, asear las patitas y las manos con pañitos húmedos para perros. Las uñas negras no son símbolo de algún malestar. Las callosidades pueden aparecer cuando caminan en superficies muy lisas y solo las debe remover el veterinario.

Señales de alarma: irritaciones, sangrados, aparición de placas rojas en el interior de los dedos.

ARTICULACIONES

Los perros no cojean porque sí, puede ser una molestia articular u ósea y, en el peor de los casos, un problema neurológico de base. Es usual que en perros pequeños se desencaje la rótula o se rompan los ligamentos cruzados de la rodilla; pero si en lugar de levantar la patita, la arrastran, es un problema a nivel del sistema nervioso central. Acude al especialista.

ÓRGANOS REPRODUCTIVOS DEL MACHO

La esterilización elimina la necesidad sexual de las mascotas y puede prevenir enfermedades. También se aconseja mantener muy aseada esta zona y hacer un lavado prepucial.

Señales de alarma: secreciones purulentas y frotarse del pene contra objetos.

VULVA Y GLÁNDULAS MAMARIAS

Si la perrita no está destinada para la reproducción, lo ideal es esterilizarla. Debes estar especialmente alerta durante el celo, que ocurre dos veces al año, para tenerla un poco aislada. Durante la etapa de lactancia, tienes que estar pendiente de sus glándulas mamarias: si están muy crecidas, duras o enrojecidas; o si muestran malestar cuando los bebés llegan a alimentarse.

Otras señales de alarma: sangre o pus a través de su vulva.

COLA

Si se rasca mucho, puede ser una parasitosis o una reacción del contenido de las glándulas paranales. En cualquier caso, se recomienda visitar al médico.

COLUMNA

Las inestabilidades en esta zona generan dolor. La columna siempre debe estar recta, si está encorvada puede ser peligroso. Otro signo de alarma se evidencia cuando los perros no pueden defecar, pues les duele bajar la cola y se ponen inmediatamente de pie. En este caso es indispensable la visita al médico.

PELO

El cepillado ayuda a remover el pelo que los canes botan naturalmente. Es importante que elijas el elemento adecuado para cada raza: si es de pelo largo, debes peinarlo con un cepillo de alambre dos veces al día; en el caso contrario, con uno de cerdas suaves y cortas, tres veces a la semana. También existen suplementos vitamínicos para ayudarles a mejorar la calidad del pelo.

PIEL

La piel es un órgano espejo que refleja todo lo que está pasando al interior del perro. El principal cuidado debe ser el baño, mínimo una vez al mes, con un champú que no les genere ningún tipo de reacción. Las enfermedades que pueden afectar su piel son incontables, por eso lo prudente es mantenerlos siempre en observación. En algunos casos también es necesario el uso de pipetas y collares antipulgas o garrapatas para evitar que estos animales les transmitan infecciones. Asimismo, existen suplementos vitamínicos para fortalecer la piel, la mayoría hechos a base de ácidos grasos. Gran parte de los problemas con hongos son favorecidos por la humedad, por eso después del baño deben quedar muy bien secos. Si observas una enfermedad cutánea o dermatológica, acude al veterinario.

Señales de alarma: rasquiñas, lesiones, verrugas, enrojecimiento.

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.