Mi perro es albino

El albinismo es un trastorno genético que produce despigmentación en la piel, el pelo y los ojos. Los perros, al igual que muchas otras especies de animales, pueden presentar esta condición sin importar la raza.

Andrea González conoció a Fito cuando tenía apenas dos meses. Se lo dieron de regalo y ella no pudo resistirse a recibirlo. Este perrito, mezcla entre schnauzer y french poodle, era una tierna bolita de pelo blanco que llenó de amor a Andrea casi de inmediato. La empatía fue mutua. Fito la perseguía a todas partes y la miraba como si fuera lo más hermoso en el mundo para él. Poco tiempo después, Andrea empezó a notar que tras dar paseos con Fito, este volvía a la casa sin poder caminar; le dolían los pulpejos y le salían ampollas. Además era extraño que estos fueran rosados –igual que su nariz y párpados– y no negros como en los otros perros. Así que lo llevó al veterinario. “En ese momento me di cuenta de que era albino. Un poco tarde, porque ya le estaban saliendo lunares y manchas incluso alrededor de los ojos”, recuerda Andrea. Sin embargo, Fito pudo seguir con su día a día sin mayores complicaciones y ya tiene tres años. Salvo por unos cuidados muy específicos, este perrito albino tiene una vida normal. Geovanny Mendoza, doctor en genética y
mejoramiento animal, explica que aunque puede estar relacionado con afecciones más graves, este trastorno no afecta el tiempo de vida del animal mientras se sigan las recomendaciones necesarias.


¿Qué complicaciones trae el albinismo?

El peligro más grande para canes con esta condición es la radiación solar, pues su piel no tiene ninguna protección ante esta. Por eso, es muy importante evitar sacarlos en horas de mucho sol que son generalmente entre las 10:00 a.m. y 4:00 p.m. Si van a salir, se les debe aplicar protector solar en las zonas que tienen más expuestas para evitar quemaduras o lesiones más serias que pueden derivar en cáncer. En cuanto a los ojos, en algunos casos los veterinarios usan colirios para disminuir la irritación por la luz.

¿Existe algún tratamiento?

Lamentablemente el albinismo no tiene cura, por lo que Mendoza afirma que la única forma de combatirlo es parando la reproducción de perros portadores del gen, transmisores de este o aquellos que padezcan el trastorno. “Aunque es difícil –confiesa– porque muchas personas les parece curioso y bonito un animal completamente blanco y lo reproducen, pero ignoran los problemas que puede traer esta condición”. El albinismo no es tan fácil de identificar, pues muchas veces se confunde con el color blanco del pelaje que en muchas razas es común y no significa que padezca esta afección. Además, no todas las narices rosadas son sinónimo de despigmentación. No obstante, si sospechas por cualquier motivo que tu perro es albino, llévalo de inmediato al veterinario para que de un diagnóstico y sugiera el tratamiento adecuado. Si el examen es positivo, no tengas miedo, recuerda que tu mascota seguirá siendo la misma

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.