¡Bichos al ataque!

Los insectos generan más que problemas a perros, gatos y dueños, de paso. La prevención es la mejor alternativa para evitar múltiples lesiones y enfermedades que pueden causar.

El contacto con animales infectados, el estado de salud y el comportamiento exploratorio típico de perros y gatos son factores que favorecen el contacto de tu mascota con insectos picadores. A continuación te presentamos los bichos y las respectivas lesiones que estos le pueden causar a tu peludo.

Pulgas

Estos insectos se alimentan de la sangre de los animales. La cabeza, el cuello, la base de la cola, la región genital y el dorso son los lugares donde las pulgas se congregan para morder e irritar la piel. Como resultado, tu peludo se lamerá y morderá para aliviar la irritación que le producen. Un problema adicional es que la saliva de las pulgas es muy alergénica, lo que hace que tu mascota se rasque todo el cuerpo. Las lesiones de la piel ocasionadas por las pulgas son inflamación, pérdida de pelo, enrojecimiento y formación de costras.

Garrapatas

Estos bichos se prenden del pelo de tu mascota para morder su pelaje y alimentarse de su sangre. Usualmente, se alojan en el rostro, la cabeza, las orejas, los flancos y la parte interna de las piernas. Al ir alimentándose de la sangre de tu peludo se van engordando hasta desprenderse. Transmiten varias enfermedades infecciosas (como la babesiosis y la ehrlichiosis) que pueden comprometer seriamente la salud de tu mascota. Una presencia exagerada de garrapatas puede causar anemia e incluso la muerte. Las garrapatas en zonas de clima caliente y templado se encuentran en locaciones con pasto alto y maleza.

Ácaros

Los que producen la sarna son insectos microscópicos que se alojan entre las capas de la piel de perros y gatos. Al alimentarse de la piel de tu peludo producen inflamación, comezón intensa e infecciones secundarias ocasionadas por hongos y bacterias. Las lesiones características son inflamación, enrojecimiento, pérdida de pelo y formación de costras. Este tipo de lesiones se manifiesta en todo el cuerpo pero se concentra alrededor de los ojos, en el borde de las orejas y las partes del cuerpo con menor presencia de pelo. Los peludos inmunodeprimidos son los más susceptibles a los ácaros.

Abejas y avispas

El aguijón de abejas y avispas causa un dolor intenso que puede hacer que tu peludo se queje mediante vocalizaciones. El veneno de estos insectos produce inflamación intensa, enrojecimiento, vómito, diarrea, problemas cardíacos y, en algunos casos, la muerte. Generalmente, los ataques de abejas y avispas ocurren por imprudencia y excesiva curiosidad de tu mascota al molestar los panales de estos insectos.

Hormigas

Pararse sobre un hormiguero será una experiencia de mala recordación para tu peludo. La picadura de hormigas produce un dolor intenso localizado y un enrojecimiento en la piel. Es frecuente que los ataques por hormigas se concentren en las patas y el hocico de las mascotas. El ataque por un gran número de hormigas puede tener serias consecuencias para la salud de tu mascota.

Mosquitos y zancudos

Si bien el pelo de tu mascota es una barrera protectora contra agentes extraños, los mosquitos y zancudos pueden picarla y causarle alguna molestia. Su picadura genera dolor leve y enrojecimiento pero puede disparar mordeduras frecuentes por parte de los peludos para aliviar la molestia. Los perritos y los gaticos recién nacidos, así como los animales seniles son los que se pueden ver más afectados por estos insectos picadores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.